viernes, 24 de abril de 2015

Ven y engórdame: Capitulo 11.


Capitulo 11
Cookie se las apañaba muy bien en la cocina. Mientras que yo había puesto todo por medio para preparar un cuenco de ramen ella se había preparado el suyo sin ensucia ni su propio cuenco. La observé retirar los fideos de la olla a su bol sin derramar ni una gotita, con la boca abierta, menos mal que no se dio cuenta... que vergüenza.

Coloqué los cuencos en una bandeja de madera que encontré detrás del microonda y pedí a Cookie, con toda la educación que en realidad no tengo que cogiera un par de vasos y trajera algo beber. Caminamos muy juntitas por mi largo y estrecho pasillo hasta la salita. Coloqué los cuencos sobre la mesa, como es obvio y no sentamos una frente a la otra, acompañada de nuestro silencio incomodo. Abrí la botella de coca~cola y serví en los dos vasos que Cookie había traído. Mi mirada iba del mi plato al suyo, no sabia que decir. Nuestro silencio incomodo fue interrumpido por la dulce voz de Cookie.
- ¿Con qué comemos? - Miré la bandeja. MIERDA.
- No se, no lo pone. - Dije mientras me ponía en pie y corría en dirección de vuelta a la cocina. Abrí el cajón de los cubiertos y me vi golpeada por  una duda: tenedor o palillos, Me deje llevar por mi instinto japones y cogí los palillos con estampado de Doraemon, Corrí al encuentro de Cookie a la que encontré cogiendo  un fideo con los dedos, bueno un intento se quemó y lo soltó de inmediato aspirando fuertemente. No pude mas que reírme, y mucho. Deje los palillos sobre la mesa, dos junto a ella y dos junto a mi bol.
Me senté y cogí los palillos, me los coloqué en la mano derecha y cogí unos cuantos fideos que fueron directos a mi boca. Miré de reojos a Cookie mientras me alimentaba de delicioso ramen, pero ella no comía, así que paré.
- ¿Algún problema? - Dije un poco preocupada. ¿Y si no le gustaba mi casa y por ello no iba a volver a entrar nunca más en ella? ¿Y si yo no le gustaba? ¿Y si le caigo mal?
- No, ninguna. Solo...que no he comido nunca con palillos.- Y Cake la vuelve a cagar. Respiré hondo y solté mis palillos y me acerqué a ella, llevándome conmigo mi silla. Cogí su mano derecha y  le coloqué los palillos como antes los había colocado en mi mano.
- No te muevas. - Le dije  una vez había terminado de colocar sus palillos en su mano. Cogí los míos y me los coloqué de la misma manera. Los alcé, muy alto y comencé a darle pellizcos al aire. - Ahora tú. - le ordené sin dejar de repetir el movimiento. Cookie se concentró en su mano como si pensara hacerlo mover con la mente y empezó a darle pellizquitos al aire con dificultad, se le resbalaban y se ayudaba de la otra mano para volverlos a colocar. Sonreí. - Genial. Nivel dos.
Me levanté y me dirigí hacia el escritorio del ordenador, cogí una goma de borrar casi gastada y la puse frente a Cookie, me volví a sentar a su lado y cogí la goma con los palillos y lo levante y lo solté.
Me miró durante un par de minutos y luego se concentro en la goma, se colocó los palillos con cuidado en su mano y  cogió la goma, la se paro poco a poco, pero cayo.
- No me sale.
Negué con la cabeza y me volví a levantar. Me puse tras ella, me incline mientras me quitaba una gomilla que tenia en la muñeca lo enredé entre sus dedos formando un infinito y le coloqué los palillos.
- Lo vi en Internet, en un tutorial.- Cookie  me miraba, pero yo hacia como la que no me sentía observada...aunque si, me sentía vigilada y debía encontrarme bastante roja. 
- ¿Y ahora qué? -Preguntó sin dejar de mirarme. Miré a sus ojos que muy abiertos esperaban una respuesta. 
- Coge la goma, la gomilla te permitirá manejar lo mejor. - Lo intentó,  pero yo no me moví, me quede detrás de ella. 
Cogió la goma de borrar y lo alzo a una altura razonable.  Sonreí.  - Ahora ya puedes comer.
- ¿Me puedo quedar con la gomilla? - Quitó la mirada de la goma y sin mirar la dejo caer sobre la mesa. Me miró y se encontró con la mi mirada muy cerca. - Gracias. 
- De nada. - Me dispuse a incorporarme pero me vi sorprendida por un beso en la barbilla. Mis latidos comenzaron acelerarse como si de repente hubiera pisado el acelerador de un coche que iba super lento. La miré y pensé que ella me había dado muchos besos y que yo nunca había sido capaz de ofrecerle ninguna muestra de cariño así.  Note mis mejillas arder, y aunque no me sentía capaz, cerré los ojos y me incliné hacia ella y le di un beso. Abrí los ojos sin despejar mis labios se su monosidad de nariz. Me separé de ella y me reí. Vi como la sangre de Cookie se acumulaban en su mejilla y reía muy nerviosa. No sabia si la había cagado, pero no me arrepiento de haberlo hecho.
Intento recordar en que momento comencé a sentirme así por esta total desconocida, pero ahora solo podía decirme a mi misma que no era una desconocida. Era Cookie, la chica que sin comerlo ni beberlo me había robado el corazón, por tanto ya no podía tratarse de una desconocida.

¿Como fue para Cookie? -> Ven y estruchame.

PD: No olvides que estamos en Wattpad. ^-^

No sé cuando volveremos a escribir, porque no se si es lo mejor o lo peor de Cookie&Cake que nunca se sabe cuando van a poder tener tiempo para reunirse para escribir. ^-^ Un beso a todos y esperamos que os este gustando. :3

3 comentarios:

  1. Colores, sabores, deseos de llamarme tuyo, palabras llenas de ti, el pasar el tiempo mirándote, besos, deseos de seguir besándote y no querer dejar de quererte.

    ResponderEliminar
  2. Siento que me trolleais. Tantos no besos. xD

    ResponderEliminar
  3. La espera entre capítulos es como un martillo para un masoquista xD
    Ya va pillando color la historia, y bien colorida que se está poniendo, seguid así :P

    ResponderEliminar

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!