miércoles, 31 de diciembre de 2014

Declaracion

Tengo que decir : Me gusta el champing de niños y la cocacola.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Sorteo Navideño: Ángeles Caídos de Susan Ee


El Amanecer de la Ficción (reseñas): Sorteo Navideño: Ángeles Caídos de Susan Ee: ¡Hola a todos! Hace un rato comentaba en Twitter que iba a hacer un sorteo navideño. Finalmente, el libro seleccionado para hacer el sor...

Esnifadores no os quedéis sin participar y mucha suerte. Solo hasta el día 6 de enero.

Y que la suerte este siempre de vuestra parte. (?)

Coldplay - Talk

domingo, 28 de diciembre de 2014

Joven adulto.

El día de ayer y el día de hoy se me ha juntado formando un solo día y aun así he dormido mis 8 horas correspondientes. Y han sido unos días muy interesantes, nos hemos chocado de golpe con la verdadera filosofía. Siempre he considerado que la filosofía surge porque sí, porque el ser humano tiende ha hacerse preguntas y a pensar en por qué las cosas pasan de una forma u otra.
Volviendo a casa, con mi padre, en el coche surgió el tema de los viajes...pensé entonces que todos mis amigos querían viajar algún lado, yo sin ir mas lejos quiero ver muchos países antes de que mis parpados se cierren para siempre. Entonces surgido el tema no me pareció mal comentarle a mi padre precisamente lo que estaba pensando y le dije: "Papá, todos mis amigos quieren viajar algún sitio, por alguna razón y me temo que al final, todos nos quedaremos en España". Mi padre me explico que lo más seguro sea que si, que se queden en España, porque la cosa esta muy, muy, muy mala, pero luego añadió: "Pero España es un país muy bonito". Cosa que no pude negar, me encanta mi país, es un país precioso desde el google maps ( Y bueno, visitando cada ciudad de España, sera aun más bonito, ¿Pero tu tienes dinero para ver toda España? Yo no) El caso es que le dije: "Ya, pero yo quiero ver un poco más del mundo". Y llegué a casa y mi padre se fue a trabajar. 
Entonces ahora estoy frente a mi ordenador pensando. Sí, pensando, porque mis amigas también están pensando, cada una en sus cosas, pero hoy el tema principal ha vuelto a ser: la vida. 

Ahora mismo estamos en mitad de la vida, en la "etapa" en la que no somos ni niños, ni adolescentes, ni adultos. En términos Sims seriamos, los marginados, joven adulto. Estamos descubriendo que envejecemos ya no solos físicamente, que nos hacemos mayores y el tiempo se nos acaba. Que los años pasas y aun no hemos hecho nada que de verdad nos hacia ilusión hacer. Que pasan los años y aun no has empezado a estudiar la carrera que quieres estudiar o pensar si lo que quieres estudiar tiene o no salidas en la vida, pero ¿Qué podemos hacer? Solo podemos pensar en eso, porque no podemos utilizar el tiempo a nuestro favor. Y ¿Qué le dices tu a una amiga que se plantea si cumplir su sueño de vivir en Japón o quedarse aquí con la familia? Porque como bien me ha dicho ella, las personas no viven para siempre. ¿Puedo negar le yo eso? No, porque es verdad. Las personas no van a vivir eternamente, pero uno mismo tampoco y es justo cumplir un sueño. Somos jóvenes adultos en términos Sims y aunque empezamos a sentir que el tiempo se acaba, debemos aprovecharlo, pero esto de aprovechar el tiempo, la vida...los jóvenes de hoy día lo mal interpretan. Creen que disfrutar de la vida es ir de copas, de botellonas, trasnochar hasta que el cuerpo aguante y metiéndote mierda tras mierda en el cuerpo. Porque estoy segura, que disfrutar el tiempo que te queda es hacer que cada vez te quede menos tiempo (Ironía). Bueno, pues si todos esos jóvenes adultos que beben alcohol hasta vomitar, hasta ver doble y que se meten todo tipo de drogas o alguna en especial, viven la vida...Estoy contenta de no vivir la mía.

Y bueno creo que es hora de despedirse con una
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

martes, 23 de diciembre de 2014

Ven y engórdame en Wattpad. ^-^

Ven y engórdame: Capitulo 6

  

Capitulo 6



Me baje del autobús. No sé por qué accedí acudir a la kdd, por la mañana. Me moría de sueño, había pasado toda la noche leyendo. Como un zombie recibí millones de abrazos y di muchos besos en muchas mejillas. De repente Chicle, una de las más jóvenes del grupo, me abrazo y me invadió ese maravilloso olor a fresa. Me espabile un poco y le acaricie su pelo rizado y rosado por las puntas.
- Feliz navidad. Cake. - Me dijo sin dejar de abrazarme. Eché un vistazo al resto del grupo, ya todos habían vueltos a  sus respectivas conversaciones.
- Feliz Navidad. Chicle. - Dije correspondiendo a su entusiasmo. Sonreí.
Siento una mano en la espalda y me giro un poco sobresaltada, deshaciendo el abrazo que me unía a Chicle. Ristretto estaba detrás de mí con una sonrisa de oreja a oreja y reluciente con un gorrito de navidad y una pajarita roja enrome.
- Feliz navidad. - Me dijo extendiéndome los brazos.
- Feliz navidad. - Dije enterrando mi cara en su jersey de lana. Era muy suave.
Pettit se acercó a darme otro abrazo, ya que ella fue una de las primeras que me lo había dado. Se acercó a mi oído y me susurró: “Hoy Ristretto esta con sus experimentos, yo que tú me apartaba de él” Luego se marchó dando saltitos con Ayu. Su amiga-gemela. Eran idénticas. Tan solo su color de pelo y su… no, solo su color de pelo nos permitía diferenciarlas. Miré como se marchaba dando esos saltitos por la calle frente al centro comercial de Plaza de Almendra. Ristretto y Chicle iban junto a mí, hablando de técnicas de seducción o eso entendí porque mi mente seguía en la cama. Tenía la mirada fija en mis botas que movían las hojas secas del suelo. Sentí un codazo en el brazo, pero lo ignore, tenía sueño. ¿Por qué accedí a venir? Cuando llegué al barrio no podré ir a casa a dormir, tendré que ir a casa de Piruleta, donde le estaban preparando un fiesta sorpresa a Helado de Vainilla. Suspiré. No iba aguantar ni un segundo en la fiesta con este sueño. Volví a sentir el codazo.
-  ¿Quieres ver un experimento? – Miré a Ristretto, le respondí con una sonrisa y un asentimiento de cabeza. – Chori Pan. Ven. – Dijo llamando a uno de nuestros amigos. Se le acercó a la oreja y le susurró algo. Luego se miraron y asintieron. – Atenta Cake.
-  Chicas mirad. – Gritó Chori Pan dirigiéndose a Pettit, a Ayu y a Piña. Piña era otra de las chicas del grupo. No respondieron. Chicle se puso a mi lado y me abrazó el brazo. Observaba atenta, igual que yo. – Pettit suit. Piña. Ayu. – Las chicasse giraron desconcertadas. Y entonces Ristretto puso una pierna sensualmente sobre el costado de Chori Pan y le abrazo muy cariñosamente.
Las tres chicas se agarraron de las manos y se dejaron la voz en un chillido, pero no sonó mal. Yo abrí los ojos como platos y Chicle se había apartado de mi murmurando “Pero que mierda”. Chori Pan respondió cariñosamente a los abrazos de Ristretto y las chicas volvieron a chillar y confieso que se me escapó uno a mí también. Se separaron mientras se reían y todo volvió a la normalidad. Las chicas se giraron y siguieron hablando. Ristretto se acercó a nosotras y Chori Pan al resto de los chicos.
- Y esta es la fiebre Yaoi. – Dijo una vez frente a nosotras.
-  Me encanta. – Le respondió Chicle.
-  Contigo no me hablo, que no crees en mis técnicas de seducción.
-  No. – Dijo Chicle poniendo sus brazos en garra. – No creo que puedas conquistar a una chica solo con un beso en la frente.
- Ya veremos. Chicle. – Nos dio la espalda y se fue con los chicos. – Ya veremos. – Repitió antes de que su voz se perdiera en vacío de la calle.
Chicle y yo adelantamos el paso para reunirnos con las chicas. Hablaban de QUEXO, un grupo coreano. Me gustaba el grupo, suenan muy bien, pero si estando despierta me era difícil diferenciar a los doce miembros, dormida como estaba ahora era imposible. Así que de dediqué a observar como las hojas crujían a cada paso que daba. Chicle se unió a la conversación. No estoy rindiendo nada en el día de hoy.
~O~
Estábamos llegando al Nabo de Hércules cuando Pettit se paró en seco.
- ¿Qué estamos haciendo aquí? – Dijo entre risas.
Se habían entretenido tanto que habían caminado sin saber a dónde dirigirse. Yo simplemente las había seguido tenia muchísimo sueño y había abrazado el brazo de Chicle y tenía mi cabeza apoyada en la suya. Estaba caminando con los ojos cerrados y solo los abría cuando me sorprendía un escalón y el corazón se me subía a la faringe. Pettit seguía riéndose y todas comenzaron a reírse también. Yo no entendía nada. Quería dormir. Notaba como la cabeza de Chicle botaba a cada carcajada, pero no abrí los ojos. No quería. Quería dormir. Entonces se unieron las risas de los chicos, y dijeron algún que otro comentario sobre como habíamos acabado en el Nabo de Hércules.
-  Podríamos comer aquí. – Propuso Ayu. – Ya que estamos.
-  Pizzería. – Señaló Piña. – Allí.
Todos se movieron hacia la pizzería. Yo no abrí los ojos, me dejaba llevar por Chicle. Solo los abrí cuando Chicle se separó de mí para sentarse en una de las mesas del exterior. Me senté a su lado y apoyé las manos en la mesa. “Tengo sueño” Me volvieron a recordar mis neuronas. Sentí mi teléfono vibrar, no tenía sonido, nunca tiene sonido. Lo saqué de la mochila y vi quien era.  Patata. Lo puse sobre la mesa y se lo pasé a Pettit. Luego enterré la cara en las manos.
- Hola Patata. – Dijo Pettit con total alegría. – Sí…estamos en una pizzería del Nabo de Hércules… No sé… Bueno está bien moverse por lugares nuevos… ¿Sabes llegar?...Sí… Llama cuando estéis llegando… ¿Vais a tardar mucho?... ¿Os vamos pidiendo algo?...Venga…Vale… Hasta ahora. – Y sentí como sentí como mi móvil se desplazaba por la mesa hasta chocar con mi codo. Tengo sueño. Abrí los ojos a duras penas y guardé el teléfono.
-  ¿Qué te pasa Cake? – Me pregunta Ayu, que está sentada a mi derecha.
-  No he dormido nada. Quiero dormir. – Dije acomodándome en la silla de plástico. – Lloro.
-  ¿Qué has estado haciendo esta noche? – Dijo Chicle apoyando su cabeza en mi hombro. No. Eso lo tengo que hacer yo Chicle, vuelve a tu sitio, pero no lo dije en voz alta.
-  Leer.
-  ¿El qué? – Me dijeron las dos a la vez y se rieron por dicha coincidencia.
-  El mundo de la sopa fría. – Dije desganada.
-  Eso va de filosofía. ¿no? – Dijo Piña, uniéndose a la conversación. Asentí.
-  ¿Tan interesante está? – Preguntó Pettit. Asentí. - ¿Y a qué hora te acostaste?
-  A las seis.
- Ya puede merecer la pena el libro. – Dijo Piña.
En realidad no me había llevado hasta las seis leyendo. Había leído hasta las tres y media, pero cuando me acosté. Pensé en la chica de chocolate…Me la imaginaba entrando por la puerta de la salita y diciéndome muy sonriente: “Hola, me llamo…” y así, sucesivamente, le ponía un nombre, luego otro… pero estoy segura que ninguno de los nombres que imaginaba era el original.
Las pizzas que habían pedido los chicos llegaron justo a la vez que Patata, Sandia, Rosquilla y Jamón. Comimos las pizzas, mientras charlábamos de los regalos de papa Noel. Casi nadie recibía regalos por navidad, todos lo recibían regalos por Reyes Magos. Así qué me volví el centro de atención, ya que papa Noel me había traído alguna que otras prendas y un e-book. Odio los e-book. Además ya tenía una table donde leía fanfics.
-  La voy a descambiar. – Dije un poco desganada. En realidad llevo todo el día desganada.
-  Vaya… se habrán gastado mucho dinero. – Dijo Chicle.
-   Sí, pero saben que no me gustan los e-book y odio ser tan sincera, porque no soy de poner mala cara a los regalos.
-  Lo sabemos. – Dijeron todas a la vez.
Entonces miré el reloj. Las cuatros y media. Tenía que ir cogiendo el autobús. Me había espabilado un poco gracias a la cafeína de la coca-cola. Saqué la cartera y deje mis correspondientes 5 euros.
- Me tengo que ir. – Dije como si no fuera obvio.
- Jo… ¿No puedes saltarte el cumpleaños? – Dijo Chicle poniendo carita de perrito abandonado. Le acaricie los mofletes y negué con la cabeza.
-  No, porque va a verla. – Dijo Patata.
-  Cállate. – Le chille poniéndome roja como un semáforo.
-  Uuuuuh .- Dijo Pettit, chocándole los cinco a Patata.
-  Siento como… - Miré al cielo fingiendo pensar. – Odio. Sí. Odio.
- Nosotras también te queremos. – Dijo Patata riéndose.
Me puse en píe y me giré. Miré la parada. Había una silueta que pude reconocer casi en seguida y el corazón se me paro. ¿Qué hacía aquí?
-  Te quedan cuatro minutos, Cake. – Dijo Chicle mirando su móvil. – Date prisa. – Pero no me moví. Me quede petrificada.
- Pásatelo bien. – Dijo Patata sorprendiéndome con un abrazo, pero no me moví. - ¿Qué te pasa?
-   Es ella. – Le susurré. Patata se giró descaradamente y miró hacia la parada.
-  HOSTIA ES ELLA. – Y todos se pusieron de pie para mirar hacia la parada.
- Definitivamente os odio. – Todas se rieron.
Di un paso. Luego otro y sentí como me seguían con la mirada. Un segundo después estaban todas atrás mías. Suspiré. Ya no tenía sueño. Cuando llegué a la parada me la encontré mirando el móvil resoplando. ¿Qué habrá leído? Me acerqué más, aunque sería más correcto decir, nos acercamos más. Alzó la vista en mi dirección. Genial. ¿Por qué precisamente hacia mí? Miré de reojos a mis amigas que sonreías como tontas. Claro, sabían mi secreto. La miré de nuevo y me saludó con la mano. Me ha reconocido. Joder. Las chicas murmuraban a mi espalda muertas de la risa, pero a mi esta situación no me hacía ni p*** gracia. Se acabó. La tenía delante.
- Hola. – Dije muerta de vergüenza. Miré incomoda a mis amigas que se habían puesto seria y nos miraban. Chicle me guiñó un ojo y yo me puse colorada. Solo espero que la chica de chocolate no se haya dado cuenta de esto.
-  ¿No nos la vas a presentar? – Dijo Pettit, echando una mirada cómplice hacia Patata. “P**A” pensé, sabe que no se su nombre, lo sabe muy bien… ¿Por qué? Es cruel. La odio, la odio, la odio. Pettit me miró y me sonrió, no, no puedo odiarla. La quiero mucho. Miré nerviosa a la chica de chocolate.
-  Yo soy Chicle. – Dijo Chicle para salvarme el culo. Se apresuró a acercarse a ella y darle dos besos, uno en cada mejilla.
- Yo soy Patata, esta renacuaja es Pettit. – Dijo poniendo su mano sobre la cabeza de Pettit. – Tiene gracia porque Pettit es pequeño en francés.
- ¡OH DIOS MIO! – Chilló Ayu. – Es una sudadera de QUEXO. Soy Ayu y te amo. – Dijo acercándose a ella para darle un abrazo. No me había fijado que tenía una sudadera de QUEXO, ahora Pettit también querrá violarla. (Acabo de confesar que quiero violarla).
- ¡DIOS MIO! – Saltó Pettit. – Yo también te amo. – Dijo y saltó a los brazos de la chica de chocolate. – No me había dado cuenta.
- ¿Cómo te llamas? – Le chilló Ayu en la oreja. Bien. Por fin voy a enterarme.
- Soy Cookie. – Dijo y deje de escuchar.
¿Todo este tiempo se ha llamado Cookie? Obviamente, era su nombre… no se lo ha cambiado para joderme. ¿O sí? La miré sonriente, tenía que disimular que no me había enterado ahora y que lo sabía de antes.  Entonces me descubrí un mes atrás en el pasillo del instituto y escuche a Piru en mi mente decir: Ella es Cookie, es nueva. Y la vi de nuevo. Lo había sabidos todo este tiempo, solo que no me acordaba. Como cuando estudias un párrafo de memoria y en el examen se te olvida, pero al salir de él lo recuerdas y te cagas en todo lo que se menea y me estoy sintiendo ridícula en este preciso momento. Todas mis amigas la están rodeando, escucho como Piña, Sandia y Rosquilla se presentan y yo estoy quieta sin decir nada. Mi mente dice: Cookie. Cookie. Cookie. Cookie.
-  Cookie. – Susurré demasiado alto.
-  ¿Qué? – La miré y tenía la mirada fija en mí. Me puse roja y me di cuenta que era la primera  vez que la llamaba. ¿Y ahora que le digo? Entonces el autobús apareció en mi campo de visión. Genial.
-  El autobús. – Señalé. Todas mis amigas se apartaron de ella y me acosaron a mí. Patata me abrazó.
-   Oye es súper adorable. – Me susurró al oído.
-  Lo sé. – Le respondí. Luego me abrazo Ayu.
-  En serio, la amo. – Me susurro.
- Vale. – Le respondí. Entonces me abrazó Pettit y Chicle a la vez.  No me dijeron nada.
Me despedí de las demás con la mano y me subí al autobús. Pisándole los talones a Cookie. Que bien sentaba eso de saber su nombre. Entonces vi a Ristretto correr hacia el autobús chillando. “Mira” y le dio un beso en la frente a Chicle. Esta se puso roja como un semáforo y yo no pude evitar reírme y destensarme. Las puestas del autobús se cerraron y me quedé a solas con Cookie y un montón de desconocidos. Me quede ahí en medio, sonrojada en medio del autobús. Pensaba en Cookie, en que sabía su nombre y que ahora podía llamarla, pero no la llamo. Sentí como me cogía de la mano y tiró de mí. Había dos sitios libres justo al final del autobús, que casualidad. Me llevó hacia allí sin dedicarme ni una palabra. Nos sentamos.
- Que adorables. – Dijo con una permanente sonrisa en la cara. Yo me quede en silencio porque no sabía a qué se refería. – Tus amigas.
- Lo sé. – Silencio incómodo. Mi menté decía: Cookie, Cookie, Cookie, Cookie…
- Oye Cake… ¿Cómo se llaman los palos de tejer?
- Algún día comprenderé como funciona tu mente, y cuando lo haga me anticiparé a tus preguntas. 

¿Como fue para Cookie?-->.Ven y Estruchame


NOTA:
Bueno esnifadores de purpurina, sois pocos, y aunque nos encanta escribir para nuestro pequeño publico, hemos decido publicar Ven y engordame y ven y estruchame en Wattpad. (Aplausos). No entiendo mi entusiasmo, pero oye... estará gracioso. 
PD: Resulta que no había Rimaru que fuera acorde con este capitulo, era imposible que tuviera la sudadera de QUEXO, ademas de que en la imagen se puede apreciar que el autobús esta completamente vació, pero es casi imposible que un autobús de Tussam este vació. Bueno... creo que no queda ningún punto. Me despido con una


DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!!

Ciudades de papel.

21495416
Hola esnifadores de purpurina. Anoche terminé Ciudades de papel, de nuestro amado y admirado John Green. ¿Que no lo habéis leído? Bueno entonces, tendré cuidado al medir las palabras.

Ficha tecnica:

Titulo: Ciudades de papel.
Edición: 2014
Paginas: 368

Sinopsis:

Una chica misteriosa. Margo, muy misteriosa demasiado diría yo, y un chico. Quentin. Una infancia con una experiencia un tanto siniestra (si se puede describir así), una visita nocturna, una noche para no olvidar. Y una desaparición.

Opinión personal:

La verdad es que es una novela que te hace imaginar un final y luego el mismo libro te dice: "Que te lo has creído, eres tonto por pensar que esto va a ocurrir así o asa."
Es interesante hasta el final y nunca se para uno de reír, aunque si habéis leído anteriormente a John Green estoy segura de que eso es normal en él.
No es uno de los mejores libros que he leído, pero tampoco es uno de los peores.

Y no tengo mucho más que decir, lo mejor de esta historia, de esta aventura que he vivido junto a Quentin, se lo comentare a personas que ya han leído el libro. No quiero hacer de mi blog una entrada abierta al spoiler.

Valoración:

Y me despido con una
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!!!

lunes, 22 de diciembre de 2014

Animo X.


Hola esnifadores de purpurina, llevo mucho tiempo sin escribir y sin reflexionar. No estoy en mis días. Definitivamente no es mi año, pero no puedo lamentarme en mi desgracia porque hay gente que por diversas circunstancia han pasado situaciones peores.
Llevo mucho tiempo sin escribir porque le he dedicado mucho tiempo a Lium. Ella ha cambiado mi vida y tenia que decirlo. No soy mucho de leer fanfic y mucho menos de fanfic del miembro de 5Sos que menos me llamaba la atención. Ahora le miró con otros ojos y no sé si eso es malo o bueno. Pero no he decidido escribir para hablar de Lium y de su historia, que por cierto recomiendo. "Dandelion"

Hoy voy hablar de la vida, de la muerte y del recuerdo. Es un tema que creo haber tratado ya, pero siento que debo utilizar la palabra para hacerme a la idea de que algún día pasare por ello.
La vida es esa cosa que pasa mientra estas leyendo esto, te daría un consejo y es que dejes de leerme y vayas a disfrutar de la vida porque dura un suspiro y no merezco la pena como para eso. Si sigues leyendo veo que eres un rebelde, crees que mis consejos no valen una mierda o si merezco la pena, pero tampoco venia hablar de eso. La vida es una película de recuerdos que viven en nuestro inconsciente. Y para mi eso es la vida, y lo digo yo, que la paso leyendo y escondiéndome de la realidad. La vida también es la muerte, es una de las "etapas" más duras de la vida pero sigue formando parte de ella. Y no sé si duele morirse, pero si sé que duele vivir cuando alguien cercano muere. Y es inevitable sufrir estas circunstancia. Llorar y no poder evitar en pensar que todo el cariño recibido no vuelva a recibirse o el cariño que nunca se ha pronunciado no pueda pronunciarse, es imposible consolar a alguien que ha perdido a otro alguien. Pero la muestras de cariño ayudan y estoy segura de eso. No sirve de nada que le digamos nada, el simple hecho de estar sirve, porque ¿Qué podemos decir? ¿Lo siento? Es obvio.

Y cuando Lium lea esta entrada (Si es que la lee) podrá creerse que acabo de leer cierta parte de su relato, que sí obviamente lo he hecho, pero la creación de esta entrada no tiene nada que ver con Dandelion, que si me ha recordado que es imposible remediar lo que va a pasar cuando la muerte pasa por nuestra vida sin llevarnos con ella. No sé como consolar a una persona cuando esto ocurre, pero tengo un mensaje para una persona que muy, muy, muy recientemente a llegado a mi vida. Llamesmola X. La conozco de un trimestre, ella ha perdido a una persona especial. Y aunque tengamos que hacer caso a John Green: El dolor hay que sentirlo. No me gusta ver a X como la he visto hoy, se me ha partido algo por dentro y no era justo para ella que yo también empezara a llorar ahí en medio, pero escribiendo esto estoy conteniendo las lagrimas. Solo quiero que X pueda sobrellevar esta perdida lo mejor que pueda y que aun con ese dolor pueda disfrutar de unas vacaciones de navidad "felices". Que cree nuevos recuerdos y que vuelva a vivir la vida como hasta ahora lo lleva haciendo. Que vuelva a ser mi X, mi amiga X y que esa sonrisa no deje de lucir en su rostro.
Al final, X recordará a esa persona especial que ha perdido, a su abuela, y sonriera, porque no recordará este mal trago, sino recordará  los buenos momentos.
Porque la abuela de X ya es eterna. Queda en en estas palabras y quedará siembre ne el recuerdo de mi amiga.
PD: Y esto si lo he aprendido de Dandelion. Gracias Lium.
PD1: Animo X!!

Y bueno me despido con una
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Historias Contadas: 30 años de la historia interminable.





Historias Contadas: Crónica evento: 30 años de la historia interminabl...: ¡Buenas! Hoy vengo a contaros mi experiencia en un día muy especial, realmente mágico.  Si recordáis la nota de prensa que publiqué en el blog, este fin de semana, concretamente el 6 de Diciembre se cumplían 30 años de la película la Historia Interminable. La película está basada en el libro de Michael Ende "La Historia Interminable"....

lunes, 8 de diciembre de 2014

Sorteo Books&Paradise

Bueno esnifadores de purpurina, hoy os traigo otro sorteo muy pero que muy interesante. En el que podemos encontrar diversos premios, varios packs con los consiguientes libros: "La calle ardensen + Rojo como la sangre", "Hollow pike", "Eleano y Park + Fangirl" y el ultimo pack que incluya "La peculiar historia de L'ava Lavander"
El sorteo tendrá lugar hasta el 5 de enero del año que entra y con el plazo de una semana se dirán los ganadores que seran elegidos previamente por "Random.org"

¿A que estáis esperando para participar? Pincha en Books&Paradise y participa en el sorteo.

Y bueno me despido con una 
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

sábado, 6 de diciembre de 2014

Ven y engórdame: Capitulo 5


Capitulo 5
Entré en el ascensor y me miré en el espejo como solían hacer las chicas de mi edad, solo que yo no lo hacía para contemplar si se me notaban la edad en la cara o si iba adecuadamente maquillada, me miré porque era lo único que podía mirar. Pulsé el botón hacia la última planta, donde se encontraba los libros juveniles. El ascenso se abrió y yo salí, como es obvio no me iba aquedar ahí dentro toda mi vida, subiendo y bajando. Lo que me recordó a esa espantosa canción de Ensaladilla Iglesia. “Comiendo, comiendo, comiendo, comiendo” cantaba mi mente “tu donut y el mío, llenando el vacío, subiendo y bajando” Me di una hostia mental. Dulce Amargo la tiene puesta todo el día y yo me quejo y ahora voy  pienso en esa canción. Me fui a la primera mesa donde descubrí un libro muy interesante “Hermoso pastel” leí la sinopsis y lo volví a dejar en la mesa. 25€ ¿De dónde se creen que viene el dinero de los arboles? Lo que si viene de los árboles son los libros. Otra hostia mental, últimamente o pienso en la chica del chocolate o solo pienso tonterías. Alcé la cabeza y me pareció ver a la chica de chocolate alzando la mano, intentando alcanzar algo, pero directamente aparte la mirada hacia la estantería de al lado “Los huevos del hambre”, me acerqué casi corriendo y leí la sinopsis aunque ya la había leído en internet, en libro impresionaba más. Quiero leerlo. Ya. Miré de reojo a la chica que se parecía a la chica de chocolate para descubrir que ERA LA CHICA DE CHOCOLATE. Y estaba en la estantería de al lado intentando alcanzar algún libro. Me acerqué a ella muy sigilosamente y leí el lomo del libro que intentaba coger. “Bel: Amor más allá del Menú”, la aparté con un suave empujón y me puses de puntilla para alcanzar el libro. Lo cogí y leí la sinopsis. Cuando terminé de leerlo se lo tendí a la chica de chocolate y le sonreír.
-          Tiene buena pinta.
-          ¡Cake! – Dijo en un tono casi de fastidio.
Mierda ahora me toca a mí decir su nombre, miré en todas direcciones buscando un letrero que me dijera como se llamaba, pero claro, eso no iba  a suceder, la miré y le sonreí de nuevo.
-          Hola. ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? Espera, no respondas, lo sé. – Escuché como se reía, pero mis ojos comenzaron a buscar de nuevo su nombre entre las letras de los libros. Se cubrió la cara con el libro. - ¿Por qué te escondes? ¿Tienes un grano? - ¿Y yo porqué hablo tanto? A sí, porque no quiero encontrarme en la situación de tener que llamarla. Bueno parece que mis comentarios le hacen gracia.
-          No sé, ha sido un impulso. – Silencio incómodo. La chica del chocolate agachó la cabeza y leyó la sinopsis. Me miró y dijo de sopetón. – Tienes razón, tiene buena pinta.
-          Todos los libros merecen ser leídos. – Dije tocando el lomo de los libros de las estanterías si apartar la mirada de la chica de chocolate. – Tengan o no buena pinta.
La chica de chocolate asintió con la cabeza y el silencio volvió a reinar entre nosotras. No entiendo porque dije eso ¿Por el afán de quedar como una chica intelectual? ¿Quería impresionarla? ¿Por qué soy tan estúpida? No me habla. ¿Qué estará pensando? Fruncí el ceño, como si ese gesto pudiera descifrar mucho de ella, pero adivina, no pasó nada, seguía sin saber su nombre. Quizás sea el momento de preguntarlo. Abrí la boca, pero no dije nada. Ella no me estaba mirando, tenía la mirada fija en el libro, lo agradecí ya que me habría visto hacer eso y habría hecho el ridículo de una manera impresionante. Y esa frase sobre los libros me había quedado tan bonita que no quería estropear mi imagen. Me miró y me puse un poco nerviosa, no sé con qué cara de pensadora me había pillado.
-          ¿Sabes que significa la palabra “paupérrimo”? – No me esperaba esa pregunta. No, no lo sabía. Sin decir nada le alcé un dedo y le di la espalda.
-          Voy por un diccionario.
Pase por varias estanterías hasta llegar al ascensor y le di el botón. Entonces vi a la chica de chocolate un poco inquieta.
-          ¿Te pasa algo?
-          No, solo tengo un poco de claustrofobia.
La miré un poco dudosa, no quería meter la pata, pero yo era muy vaga. Bueno por ella y por la palabra “paupérrimo” me acerqué a las escaleras y la invité a pasar primero. Bajábamos en un silencio tan silencioso que podía escuchar como mis neuronas cuchicheaban sobre los estímulos. (Y suena muy estúpido esta comparación) Entonces caí en la cuenta de que estaba bajando las escaleras, yo, haciendo una actividad física. Miré a la chica de chocolate y me dije: “Se uno de sus miedos y aun no se su nombre” Manda huevos la cosa.
-          ¡Cake! Cuando un grillo grilla ¿Cómo se dice? – Vale, me gustaba su forma de romper el silencio. Me quede pensando un rato.
-          Creo que el verbo grillar es el adecuado. – Pensé sobre lo que acaba de decir ¿o no? – Yo grillo, tus grillas, él grilla…. Buscaremos grillar en el diccionario también.
Llegamos a la primera planta donde se encontraba los la estantería de los diccionarios. Guardamos silencio hasta llegar a la estantería de español y la miré con una sonrisa de tele tienda.
-          ¿Prefieres alguna editorial?
-          Me da igual. – Dijo sonriente como ella sola, aun con el libro en la mano, no me había dado cuenta de eso en todo el trayecto.
-          Veamos. – Dije cogiendo un diccionario al azar. – a, b, c, d, e, f, g…. ¿Buscamos grillar primero?
-          Me parece bien. – Dijo inclinando la cabeza como si la respuesta fuera obvia.
-          Grillar. Enhorabuena, la palabra existe. – Dije sonriente. - Intrigar con fines políticos, pero mucho me temo que eso no lo hacen los grillos.
-          ¿Quién te dice que no? ¿Quién te dice que no están conspirando contra nosotros? – Dijo con un tono dramático.
-          ¿Disney? – Dije recordando al grillo de Fa Mulan, ¡era tan mono! Agaché la cabeza de nuevo al diccionario. Busqué el segundo significado de la palabra grillar por si ese era el que buscábamos. - Dicho de un grillo: cantar. Pues sí, se utiliza para el canto del grillo. – Mantuve la cabeza gacha y por instinto seguí leyendo. – Grillarse: perder la energía de las facultades mentales. Sinónimo de chiflarse.
-          Estas grillada.
-          Así me gusta que adoptes nuevo vocabulario. – Caí en la cuenta de que me había llamado chiflada y me reí para mis adentros. – Tú también estas grillada.
-          Paupérrimo. Ahora. – La obedecí y pasé las páginas diciendo mentalmente h, i, j, k, l, m, n, ñ, o, p…yeah.
-          Paupérrimo. – dije en voz alta. – Superlativo de pobre muy pobre.
-          Ya puedo morir en paz. – Dijo con la mirada perdida en algún sitio. Al cabo de unos minutos me miró. - ¿Vamos al McDonald’s?
-          Mejor Burger King, mi bolsillo demuestra lo paupérrima que soy. – Guarde silencio dúrate un corto periodo de tiempo. – Hay bebidas gratis. – Aclare.
-          Así me gusta que adoptes nuevo vocabulario y ahorres.

Se enganchó a mi brazo y me sacó del café del libro. Paseamos hasta el Burguer King de la esquina de la Caipiriña. Entonces pensé que absurdo poner un Burger King junto a un McDonald’s se parado solamente por una tienda de medias llamada Macedonia. Suspiré y entramos en Burguer King. 

¿Como fue para Cookie?-->.Ven y Estruchame

lunes, 1 de diciembre de 2014

Tarde de cine con Chalu : Lapsus.

Bueno esnifadores de purpurina, acabo de llegar del cine de ver Sinsajo Parte 1, otra vez. (Y no sera la ultima). He estado un poco más inquieta que la primera vez, porque aunque la primera vez también sabia que iba a pasar, ahora lo había recordado. Y ME CUESTA TANTO HABLAR DE ESTO SIN HACER SPOILER! No os preocupéis no lanzare ninguno, ademas que todo el mundo sabe que Buttercup sobrevive y eso es lo más importante de la trilogía, pero no voy a entrar en el típico debate de por qué los gatos sobreviven a todo, porque en realidad es bastante obvio ( Aldea de los Vencedores, allí se refugió el gato y allí sobrevivió.)  Tengo tentación de poner el nombre de Buttercup en mayúsculas para que no se vuelva a confundir con otro gato importante. Y de eso quería hablar de los lapsus que hemos cometido a lo largo del día.

  • Me he llevado todo el día cantando: "Vas, Vas, al árbol donde vi...(tatatatatata...)" ¿Por qué? ¿Por qué ese afán de parecer tan gilipollas? Ciega, Sorda, ¿Que sera lo próximo...Muda? Esperemos que no porque hoy he podido comprobar que me cuesta estar un minuto callada. La cancion es tal que así: "VAS A VENIR, al árbol donde vi... (tatatatata....)"
  • He enseñado mal la cancion anterior al posser de mi amigo Cristian, pero se lo merece, por posser. (Voy a contarlo como lapsus igualmente)

Por cierto para el siguiente lapsus es importante saber que he tenido el gusto de revivir Sinsajo Parte 1, con mi amada esposa, Chari que se me ha olvidado decirlo antes de empezar.
  • Una vez en el centro comerciar "Los arcos" vamos directas al ToysRus porque somos unas niñas infantiles y un poco descerebradas. (Tu también lo harías y lo sabes). Lo primero que vemos al entrar son pequeñas repisas con un poco de cada personaje "nuevo" de las películas Disneys "Nuevas". Chari y yo vamos directas a ver la muñeca de Anna. La caja de esta muñeca tenia dos agujeros para que podamos tocarle la mano a la muñeca "hacia música" Ella puso un dedo sobre una de las manos, pero la muñeca no sonó, entonces Chari me pidió que tocara la otra mano y la muñeca seguía sin sonar. Entonces Chari y yo nos tocamos y la muñeca empezó a cantar, enseguida nos dimos cuenta de que pasaba, pero fue muy absurdo y pasamos bastante tiempo en hacerla cantar.
  • Salimos del ToysRus y vamos dirección "comprar entrada" una mujer muy alta (pero que muy alta y ademas de ser alta le sumas unos cuantos centímetros de tacones) se nos acerca y nos da un rasca a cambio de buscar CC los arcos en Google.  Bueno cuando rascamos, no supimos si habíamos ganado o no algo. ¡No sabíamos ni cual ere el premio! Pero igual no ganamos nada. (Volvimos a preguntar y todo, por si habíamos ganado algo, pero que va)
  • Katniss vuelve al distrito 12, vuelve a su casa en la aldea de de los vencedores y allí se encuentra a IGLESIA. Chari confundió a Buttercup con Iglesia de Cazadores de Sombras y que conste que no se confundió su mente, si no su boca porque pongo la mano en el fuego de que Chari sabia que era Buttercup.

Bueno no voy a dejarnos mas mal. Me voy a cenar un poco de comida, porque tengo hambre y me despido con una...

DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

sábado, 29 de noviembre de 2014

Macro Sorteo - Sinfonía literaria.



( ♪ ) ✿ Sintonía literaria ✿ { ♫ }: MACRO Sorteo 3000 Seguidores ¡28 libros + extras!: ¡Hola sintonizados! Hace poco que en Sintonía literaria superamos los 3000 seguidores (¡¡muchas gracias a todos!!), y por ello prometí...

Ven y engórdame: Capitulo 4



Capitulo 4
El olor de las castañas invadía toda la calle. El olor de la navidad ya estaba en el aire, pero las calles aun no estaban iluminadas. Y por eso estaba aquí. Había quedado con un grupo de amigos para ver la inauguración de la navidad, pero aun era muy (demasiado) temprano para eso, antes había quedado con Petit Suit para ponernos un poco al día. Nos habíamos citado frente a la puerta de fnapolitana, una gran tienda donde venden absolutamente de todo desde artilugios de cocina a todo tipo de videojuegos. Allí pasábamos la mayor parte del tiempo, tenia tres planta y el edificio era demasiado extenso.
Me senté junto a la puerta del Fnapolitana y allí abrí mi libro de Diverchuches, estaba muy interesante y me resultaba difícil dejarlo en casa. Resulta que el protagonista le dice a la otra protagonista, de la cual acaba totalmente enamorado, que solo iría a su funeral si hay pastel. Me empezó a gustar desde ese preciso momento (Como decimos los jóvenes de hoy día: Me mató)
Media hora después miré hacia arriba instintivamente y vi una chica de estatura baja. La reconocí en seguida y sonreí.
- Cake. - Dijo Petit Suit - ¿Llevas mucho tiempo esperando?
- Bueno llegué mucho antes de lo acordado.- Dije poniéndome en pie para darle un abrazo, la notaba más pequeña. - ¿Donde y cuando hemos quedado con el resto?
- En el parque de las palomitas. - Se miró el reloj. - Dentro de aproximadamente tres horas.
- Buaah, - Dije guardando el libro en la mochila. - ¿Y que hacemos?
- ¿Entramos? - Dijo señalando la puerta del Fnapolitana.
- Vale, pero... - La miré a los ojos y ella me correspondió con su mirada tierna rebosante de alegría y sus finos labios dibujando una sonrisa. Sabia que iba a decir. - empezamos por la ultima planta.
- Completamente de acuerdo.
Subimos las escaleras mecánicas, mas bien las escaleras no subieron a nosotras, pasamos frente a los utensilios de reposterías y me acordé de las galletas que me preparó la chica de chocolate. De repente tuve la tentación de hablar de ella. Petit me contaba como de mal le habían salido los exámenes, así que me limite a mirar la y escuchar sus meteduras de patas. Sé que no le gusta hablar de sus exámenes una vez estos han terminado, pero parecía muy indignada solo le había salido mal uno de los cinco exámenes que había tenido, pero ahora me estaba repitiendo tanto sus errores como sus respuestas correctas a la perfección y de memoria.
- ¿Y a ti, como te va? - Me preguntó para calmar su indignación.
- Mal, voy abandonar el curso.
- Intentalo. - Dijo un poco apenada al ver como tiraba la toalla.
- Petit, aunque lo intente, estoy suspendiendo todo, he faltado por temas medico los primeros días de clase y no hay ni un alma caritativa que se anime a dejarme los p***s apuntes.
- Lo sé, es una p****a y una pena porque sé que puedes sacar el bachiller estupendamente.
- Yo también lo sé. Petit empezó a reírse y como su risa es contagiosa yo también acabe riéndome.

Una vez en la ultimas plantas nos vimos todas las estanterías que había en la sesión juvenil. Después de haber añadido mas de cincuenta libros a la lista, nos dejamos caer en los asientos de la cafetería de la segunda planta y allí pasamos las tres horas hasta la hora acordada.
-O-
Las calles estaban iluminadas, el maravilloso momento lo habíamos vivido en la Seta, un extraño “edificio” con forma de eso, de seta bastante alto que habían puesto en esa plaza porque quedaba bonito, de donde se puede ver gran parte del centro de mi dulce ciudad. Cuando hubimos bajado de la Seta decidimos despedirnos y que cada uno se fuera a sus respectivos quehaceres, algunos se iban de fiesta nocturna y otros a sus correspondientes casas. Acompañé a la estación de autobús a Patata que iba a pasar el fin de semana al pueblo, allí podía coger la linea tres y llegar ami casa así que no me resulto ningún problema acompañarla.
- Te veo rara. - Dijo Patata minutos antes de llegar a la estación.
- No sé. - Dije pegando le una patadita a una lata de refresco.
- Estas distraída. - Aclaro.
- Bueno, eso siempre.
- Ya, pero hoy más, hay alguien. - Dijo parándose en secó y haciéndome girar. - Cake se hace mayor.
- No...
- ¿Como se llama?
- NO LO SÉ. - Chille de frustración. - No sé su nombre.
- Ah. - Dijo y comenzó andar. - No me esperaba esa respuesta.
Guardamos silencio hasta llegar a la estación, ella entró y yo me fui a la parada de la linea tres. No había mucha gente y las pocas que había estaban de pie, así que pude sentarme a esperar. Saqué Diverchuches y me puse a leer bajo la luz de una farola y miles de bombillas de colores. No tardo mucho, tres paginas y medias, para ser exactos. Mientras la gente se subía y picaban miré al interior para comprobar que estaba que estaba vació. Que suerte. Guardé Diverchuches pero no cerré la mochila del todo, ya que pensaba volver a sacarlo una vez que me hubiera acomodado en algún asiento. Entré y caminé por el estrecho pasillo hasta que el autobús arrancó y tuve que pararme para agarrarme bien a la barandilla. Divise dos asientos libres al final, en cuanto hube recuperado el equilibrio comencé a caminar hasta allí agarrándome de asiento en asiento. Me disponía a sentarme en el asiento junto a la ventana, pero la acción no llego a producirse del todo.
- Cake. - Esa voz. La reconocí en seguida. Miré a mi derecha y allí estaba la chica de chocolate sentada junto a la otra ventana. Me miraba con los ojos muy abierto, casi podía decir que parecía haberle arreglado el día. Y tenia un sitio libre al lado. Le dediqué una sonrisa y me incorporé de nuevo para sentarme junto a ella.
- Hola. - No supe que decir, estaba un poco nerviosa.
-¿Que haces tu por aquí? - Dijo para romper el hielo, lo agradecí, porque si tiene que esperar a que lo haga yo, nos llevamos todo el trayecto sin hablar.
- Quedé con unos amigos. ¿Y tu?
- Igual...- Bajo la mirada, hasta ese momento no me había percatado de que iba vestida muy arreglada, con un poncho marrón y unas mallas perfectamente conjuntado. Alzó la mirada, pero me la dirigió a mi. Estaba maquillada.
- ¿Por qué?
- ¿Por qué qué?
- Estas maquillada. - Yo digo cosas obvias de vez en cuando.
- Si. - Dijo dedicándome una media sonrisa forzada. Estaba triste.
- Estas triste. - “Deja de decir cosas evidente” me ordené.
- No, no mucho la verdad, podría estar peor.
- Puedes contármelo. - “Total quizá mañana no lo recuerde, como tu nombre” pensé.
- No es necesario, solo que esta no soy yo. - Dijo señalando toda su cara maquillada. - Y me has visto así y...- se quedo callada mirando como la puerta del autobús se abría y se cerraba varias veces, antes de volver arrancar, hasta entonces no me había percatado de que el se habían pasado tres o cuatro paradas desde que me subí. Como no terminaba la frase le di un codazo para traerla de vuelta a la tierra.
- y...
- Ahora pensaras que soy una pija...
- ¿Una pija? Si solo estas un poco maquillada.

Me dedicó una sonrisa y me descubrí sonriendo con ella. Quise preguntarle que que había hecho, pero no quise meter la pata, entonces le enseñe la lista de libros que había leído que había recopilado en el fnapolitana y le hable un poco de mis amigos. Le conté como me lo había pasado con la única intención de que se riera de lo absurda que solían ser las quedadas con mis amigos. Lo conseguí porque a la tercera experiencia estaba llorando de risa junto a mi.
Llegamos a Pino Montaito.
- ¿Donde te bajas?
- En la primera, ¿y tu?
- En la tercera.
- Bueno, entonces me despido ya.
- Adiós. - Me puse en pie para que pudiera salir sin problemas.


Entonces empujó de mi hombro haciendo inclinar todo mi cuerpo hacia ella y me dio un beso en la mejilla, provocando en mi rostro como un exceso de coloretes demasiado notables y lo peor: no lo pude evitar. Las puertas del autobús se abrieron y la chica del chocolate se apresuró a atravesar la antes de que se se volvieran a cerrar. Me quede allí quieta sin moverme hasta que el autobús arrancó y me obligó a reaccionar para no caerme. Me había dado un beso, en la mejilla, si, pero un beso al fin y al cabo Y YO AUN NO SABIA SU NOMBRE. 

¿Como fue para Cookie? -> Ven y estruchame.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Querido: Anónimo de ask.


¿Por qué si un hombre decide no ser padre y deja a la mujer embarazada queda como una mierda, hijo de puta, etc. y si una mujer decide abortar es una mujer con poder de decisión que no se siente lista para ser madre?

Voy a dejar clara una cosa antes de que me matéis: No estoy contra el aborto. Sin embargo, creo que estas chicas/mujeres saben perfectamente lo que hacen y si abortan por que no se sienten preparadas para ser madres podrían haberlo pensado antes y haber tenido mas cuidado en el acto que trae al mundo a los bebes, se habrían ahorrado tiempo y dinero. Entiendo que hay "accidentes", que se cometen errores porque nadie es perfecto (y existen situaciones en las que una no puede reaccionar y lo bla bla bla ... ) y entonces es cuando se decide abortar. La mujer tiene poder de decisión sí y el hombre también. Un hombre no queda como una mierda por el hecho de dejar embarazada a una mujer y no querer ser padre. Es que es exactamente lo mismo, si un hombre no quiere ser padre, que no lo sea, pero que no vaya por ahí esparciendo sus gametos a lo loco. 
En resumen si no quieren ser mamas y no quieren ser papas, hay soluciones mas sencillas y económicas que el aborto y no son difíciles de usar (Creo que te vienen hasta con instrucciones.)

domingo, 23 de noviembre de 2014

Estreno Sinsajo - Mangafest

21/11/14

Bueno esnifadores este fin de semana ha sido completito, lleno de emoción. Todo lo que llevábamos esperando se hacia real hoy.  Días imaginando que parte del libro se saltaran, que pondrán, que quitaran...y demás. Y solo me puedo quejar de una cosa y es que Finnick no dice su frase, pero lo voy a perdonar porque el resto de la película me ha gustado, mucho, pero mucho, mucho.
Y ahora tengo ganas de más... tengo gana de ver más.
Tantas ganas tuve que inmediatamente al llegar a casa después del cine fui corriendo a mi amada estantería y cogí son Sinsajo y comencé a releer lo que correspondería a "Sinsajo parte 2"
Ahora solo queda esperar ... y eso es lo que mas nerviosa me pone.
Creo, que todos los que han visto la película estarán de acuerdo con que Sinsajo Parte 1 está genial.
Real o no?

22/11/14

Como dije, un fin de semana bastante completo. No solo he asistido al tan esperado "estreno", sino que ademas he vivido el ansiado Mangafest. Y he conseguido entrar. (Que creo que mucha gente se ha quedado en la puerta, por lo menos algunos amigos, familiares y amigos de amigos) Me atrevo a decir que ha estado bien. Mucha gente, mucha cola (por tanto poca comida), muchos objetos y camisetas interesantes de comprar y una cantidad de Cosplays muy currados e increíbles. ^-^
Ademas (Y esto es un dato curioso), me he casado. Me he casado con Chari, ha sido el momento Chalu mas deseado por nuestras fans (Ayu) que nos ha grabado con mucho entusiasmo. :)
Y aquí en mi mano derecha llevo el anillo de nuestro mas sincero matrimonio.
Y entre risas, fotos, perdidas de objetos (carteras, siendo más precisos) y alguna que otra metedura de pata, todos nos lo hemos pasado muy bien. 




Bueno no se que mas contaros sobre este fin de semana tan movidito, que por cierto aun no ha terminado, esta noche "En llamas" en Antena 3. Y lo veré igual de emocionada que las otras seis veces que la he visto. Y me despido con una
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

jueves, 20 de noviembre de 2014

Sorteo Internacional


Hola esnifadores de purpurina!! ¿Os apetece participar en un sorteo? 
¡PRIMER SORTEO DEL BLOG! INTERNACIONAL, SEIS LIBROS Y TRES GANADORES.
http://loquemesaledelatecla.blogspot.com.es/


¡Hola, hola! Sí, habéis leído bien: ¡Por fin el sorteo! Sé que lo prometí hace bastante, ya que tenía pensado hacerlo para cuándo llegase a los quinientos seguidores, pero para los que no lo sepáis, este verano me han surgido...






Bueno esnifadores de purpurina. No os quedéis con las ganas de participar, nunca se sabe que deparara el futuro, quizás te llevas un buen ejemplar. Me despido con una 


DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

lunes, 17 de noviembre de 2014

Ven y engórdame: Capitulo 3



Capitulo 3

El invierno llegó de pronto. Ayer no hacia frío, pero ahora estoy helada. Estoy caminando mas deprisa de lo normal. La única razón por la que seguía yendo al instituto era por la chica nueva, cuyo nombre aun desconocida y por ello la curiosidad que tenia hacia su persona era mayor, decidí llamarla “La chica de chocolate”. Ella obviamente no lo sabe. Comencé a echarla de menos cuando. La chica de chocolate proporciona un ambiente cálido a su alrededor, en palabras mas sencillas, desprende calor por todos su cuerpo y esto puede a llegar a mal interpretarse, pero no, la cosa no va por ahí. Eran las dos menos cuarto del medio día, había decidido saltarme ingles, no me quedaban ni esperanzas en esa clase. Lo que estaba haciendo estaba mal, lo sabia y me daba igual.
Crucé la carretera a toda prisa porque estaba en rojos. Soy oficialmente una malota. Mi casa se encontraba a vente pasos del semáforo que acababa de cruzar. Empecé a contar. Un paso, dos pasos, rodeo la mierda, tres pasos, cuatro pasos...
             - ¡Buenas tardes CAKE! - Chilló alguien a mi espalda. Antes de que pudiera girarme tenia a Legumbre abrazada a mi espalda.
             - Buenas... ¿Que haces fuera del instituto? - Me soltó y aproveche para mirar su esquelético cuerpo. ¿Como podía pesar tanto?
             - Podría hacerte la misma pregunta. - Se defendió.
             - Vale...Bueno hagamos como que no nos hemos visto. - Le sonreí.
Me giré y seguí contando. Cinco pasos, seis pasos, siete pasos... Legumbre comenzó a seguirme sigilosamente y frente a mi portal se apoyo en la pared y me tocó el hombro.
- ¿Qué les pasa a las Judías conmigo?
- Que las Legumbres están bastante malas solas, imagínate en compañía con las Judías.
Se cruzó de brazos mientras sus pupilas daban una vuelta mirando en todas direcciones.
- No lo sé.
- Yo creo que me han sustituido por la nueva.
Al escuchas hablar de “la nueva” la miré muy seria.
- No creo...
- Eso que desde que llegó...
- Es mas sencillo que eso, no seas tan retorcida.
- Entonces lo sabes.
Guardé silencio. Legumbre era buena chica, pero tal como lo he dicho: era. Hacia meses que venia llorando día tras días quejándose de su novio “Pipa Amarga”. Legumbre era una exagerada, siempre lo había sido y yo había aprendido a vivir con ello, pero llegó este chico y puso su vida patas arriba, ella decía no ser feliz pero tampoco hacia nada para merecer lo contrario, quiero decir, no era feliz con él pero ahí iban. Su vida desde que conoció a ese chico se resumió en estar con el, llorar contarnos sus penas decir que quiere otro novio que la trate bien y luego lanzarse a los brazos de Pipa Amarga. Bueno, seamos sinceros, ni ahora (ni luego) nos interesa la vida de Legumbre. Os resumiré el tema, ninguna amiga suya le habla. Excepto yo, yo le hablo. ¿Por qué? Porque ella se autocompasiona con demasiada frecuencia y una se cansa de decirle cosas positiva, de darle consejos para que luego no te eche cuenta y además se enfade porque no le funcionan tus consejos. Se lo diría, pero seria fabricar la tumba de nuestra amistad y llevo demasiado tiempo aguantándola como estropear lo que he conservado durante tantos años.
- No creo que “La chica nueva” tenga nada que ver en eso. ¿vale?
- Pero...
- Adiós, hasta mañana.
Entré en mi casa y cerré con llaves desde dentro. La casa estaba silenciosa. Miré al pasillo con temor de encontrarme a una silueta. Di un paso. Luego otro. No había nadie. Bien, podría acurrucarme en mi sofá, con música puesta a todo volumen y acompañada de algún libro interesante. Encendí el ordenador y puse para seleccionar la música. Busqué entre mis carpetas hasta encontrar a Panini Martín. Antes de darle a reproducir escuche un extraño ruido procedente de mi dormitorio. Fui a averiguar de que se trataba, en mi habitación no había nadie. Que estaño.
- ¿Hola? ¿Hay vida inteligente en casa?
- No. - Dijo mi hermana saliendo literalmente del armario.
- Hola, Dulce Amargo.
- Ni una palabra a...
- Si ya, ya...
Resuelto el misterio me fui a la salita donde por exactamente diez minutos logré olvidar a la chica de chocolate.

~O~

Un dulce olor a galletas recién horneadas invadió toda la habitación, trayéndome de nuevo a la vida real. Abandoné Chicago y volví a mi salita. Todo seguía igual que cuando me fui, Panini Martín seguía cantando tras mis altavoces. Puertas y ventanas estaban cerradas. ¿De donde vendrá ese olor a galletas? Mi estomago comenzó a exigir su ración. Deje el libro de “Diverchuches” sobre la mesa y me enrolle en la manta. Arrastré los pies hasta la puerta, la abrí y salí arrastrando los pies todavía. En el pasillo olía aun mas, arrastré los pies hasta la cocina, no había nadie y el olor no venia de ahí. ¡Oh no! El olor venia de la casa de Helado de Vainilla. Me asomé a la ventana de la cocina, y busqué la ventana de la cocina de Helado. Genial, ¿Con que cara me presento yo allí para pillar alguna galleta? Entonces la escuche. Escuche la risa de la chica de chocolate seguida de la risa de Helado, Piruleta y McFlurry. Habían quedado para hacer galletas. Me apoyé en el marco de la ventana y me quedé allí un buen rato oliendo las galletas, que ya se estarán comiendo.
            - Quiero comer galletas. - Susurré.
            - Me desenrollé de la manta y me puse el chaquetón.
            - Adiós Dulce Amargo.
No contestó nadie, miré el reloj eran las cuatro de la tarde, se habrá ido a clases. Mi barriga rugió. Las cuatro de la tarde y no he almorzado. Necesito galletas. No me preocupe si Dulce se había ido ya o no. Salí, cerré con llaves y …¿Como voy a presentarme en casa de Helado de Vainilla? Así, sin avisar. Sin darme cuenta había apresurado el paso. Galleta. Toda la calle huele a galletas. Cuando de repente me encontraba bajo la ventana de Helado.
          - Cuando quiero, soy bastante rápida. - dije en voz baja.
Me acerqué al portal y tendí mi dedo índice hacia el porterillo. “Espera” me interrumpí “¿Que les digo cuando me abran? Podría colarle una trola sobre que estoy haciendo una encuesta de galletas, aunque seria muy obvio que es mentira.”
Me quede ahí un buen rato planeando una coartada perfecta para explicar mi presencia en ese portal. Era amiga de Helado, pero tampoco reinaba entre nosotras una amistad incondicional y firmemente fiel, así que era algo difícil encontrar un justificante para mi presencia.
De repente la puerta se abrió y la chica de chocolate bajó los escalones de la entrada de un salto. Se quedó mirándome sin habla y yo igual. “Mierda, ¿Que digo? ¿Me esta mirando? ¿Se esta dando cuenta de que estoy aquí? Que pregunta mas estúpida, pues claro”
         - Hola, Cake. - “Mierda, me ha visto” No sé porque seguía creyendo que podía pasar desapercibida.
         - Ho-o-o-la- Dije sin parpadear. “¡Dios! ¿Que me pasa? ¿Que hago aquí de pie? Piensa una escusa rápido.”
Piruleta, Helado y Mcflurry salieron del portal por ese mismo orden. Cada una con un tupperware lleno de Galletas. Entonces me di cuenta de que la chica de chocolate tenia otro en sus manos. Otro tupperware para que no quepa duda.
         - Hola. - Dijeron las chichas al unisono.
         - Ho-o-o-la – Volví a repetir. - ¿Qué lleváis ahí? - Dije para no parecer mas idiota de lo que ya parecía.
         - eee … - La chica de chocolate miró su fiambrera. - Toma, para tu.
         - Eh. ¿Como?
         - No entiendo. ¿Para mi? Un tupperware ¿Como sabían que yo? La voz de la chica de chocolate sonó en mi cabeza “Toma, para tu” ¿Para mi? Le gusta Gru mi patata favorita, eso no lo sabia, pero... ¿Para mi?
         - Íbamos a ir a tu casa ahora. - Dijo Piruleta acercando se a mi para darme un abrazo. - Había aquí mucha curiosidad para saber donde vivías.
         - Bueno, curiosidad, - La chica de chocolate agachó la cabeza para esconder su sonrojado rostro. Tarde, porque ya me había dado cuenta.
        - Bueno... - Me comenzaba a sentir mejor, no se preocupaban por la razón de mi presencia en ese portal. Suspiré aliviada. - Genial.
        - La chica de chocolate me volvió a tender las galletas. Bueno, al fin y al cabo es eso a lo que he venido. Las cogí y abrí el tupperware. Una olor mas intenso a galletas me abofeteo la cara. Cerré los ojos.
        - Huelen rico.
        - Si, se me da bien hacer pasteles. - Dijo volviendo a inclinar la cabeza. “Y yo sin saber su nombre todavía, ¿Es qué nadie la llama?”
Me quedé con ellas el resto de la tarde, comiendo las galletas en uno de los sombríos parques de Pino Montaito. Descubrí que la chica del chocolate era aficionada a la cocina, sabia cocinar todo lo que a mi me gustaba comer. Era una adicta a la lectura cosa que ya me comentó en la charla del instituto de aquella semana, pero ahora sabia que se escondía entre las mismas paginas que yo.Compartíamos gustos y sueños y en menos de veinticuatro horas ya sabia mas de ella que de mi. 

Pero nadie pronunció su nombre en toda la tarde y una vez mas volví a casa sin saber el nombre de la chica de chocolate. 

¿Como fue para Cookie? -> Ven y estruchame.



PD: Nota para Chari. Es nuestra historia. Nosotras creamos el principio y también el final.