jueves, 19 de febrero de 2015

La duda ofende.

Hola esnifadores de purpurina. Hoy voy a escribir sobre la confianza, eso que cada vez menos persona tienen. La falta de confianza es algo que ahora esta muy de moda, con eso de que un chico le diga a una chica no hables con tales chicos o viceversa, la confianza se ha perdido tanto que ya ni los amigos. Tenemos un poco de más dificultad a la hora de contar un secreto a un amigo o amiga, ya que automáticamente tu secreto ya no es tan secreto.
 Aunque yo creo que por instinto el ser humano sabe en quien debe o no confiar, la mayoría de las veces. Sin embargo yo voy hablar de otro tipo de desconfianza eso a lo que llaman las madres como: "Cuentitis".

A veces la duda ofende.

Yo hace dos semana tenia una cuentitis aguda impresionante, sentía como todas las tripas se peleaban por salir fuera de mi por la boca (para que me entendáis tenia una fatiga tremenda) y yo tan solo tenia cuentitis. Claro, cuando la cuentitis manchó todo el suelo de toda la habitación, mi madre comenzó a llamarlo gastroenteritis o algo parecido. Desconfió de mi, pero por desgracia no solo ella. Resulta que había cogido un virus que previamente le pegue, sin querer obviamente, a una amiga. Estando las dos que alejarnos del baño era signo de valentía, no asistimos a clases durante una semana. Fue genial cuando al regresar nos vimos con que los profesores no se creían nuestro justificante. Diciéndonos con bonitas palabras que: (Que tenemos un derecho a asistir a clase y que nos lo estamos pasando por el borro)
Juicio finalYo entiendo que se preocupen por nuestra asistencia, pero a estas alturas nosotros también nos preocupamos y a mi personalmente me jode que me hablen como si a mi eso no me importara. Ayer y hoy no he asistido a clase porque llevo unas noches que me despierto aleatoriamente a horas descomunales porque me duele la muela, una muela que esta creciendo en el fondo de mi boca y que debería no existir. Hablo de la muela del juicio. ¡Un unicornio con juicio? ¿Donde se ha visto eso? .Dejando la broma a un lado estoy aquí un poco preocupada, comiéndome la cabeza pensando: ¿Me dirán algo por haber faltado estos dos días? Con lo sensible que están los profesores últimamente, tengo hasta un poco de miedo.

PD: Es fea la desconfianza y pero toda desconfianza tiene su severo castigo. Cuando vomité la cuentitis agudas que me diagnosticó mi madre, esta se resbaló con el cuento. (Sí, en ese momento no me reí porque estaba muy malitita, pero ahora pienso: El Karma"

Y haber que me espera mañana, deseen me suerte y me despido con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

2 comentarios:

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!