domingo, 8 de febrero de 2015

No te enfades Lu.

Hoy debería  estar contenta, debería ser feliz, debería aprovechar esta entrada para agradecer el Unicornio que ahora cuelga de mi techo, pero no estoy feliz y no es porque no me haya gustado ver a todas las personas a las que tanto deseaba ver, no es por que no me hayan gustado todo y cada uno de sus regalos, porque sinceramente me han encantado, todos y cada unos de ellos. Y no me gusta sentirme como me siento precisamente este día...pese a todas esas buenas palabras que hay en mi cartulina y e haberme sentido medio querida todo el día, ahora me siento un poco mierda.

Estoy un poco cansada de lo que es la vida, muy cansada, cansada de que todo el mundo pueda tener un mal día, pagarla conmigo e irse de rositas cuando al fin ya estoy llorando en mi habitación y que no entienda que cuando yo estoy mal también la pago con la gente, pero claro, soy yo y no es justo tener que aguantarme, porque Lucia lo aguanta todo, porque Lucia lo perdona todo. Y es verdad, pero que perdone no significa que olvide y tampoco un perdón olvida todo el error... Existen daños irreversibles, que con mucho perdón que se pida, no arregla nada. Igual hago "borrón y cuenta nueva" e intento mantener una relación normal. ¿Entendéis a lo que me refiero?

Por eso cuando una persona a la que he dejado pasar "daños irreversibles", me viene con la intención de no perdonarme ni una, A MI, que le he perdonado cosas, que para ella/el serán insignificantes, pero para mi son importantes.

Es un poco triste que mis amigos, que se han currado el hacerme felices hoy lean esta entrada tan deprimente donde escribo que todos sus intentos por hacerme feliz han quedado un poco resumidos a breves minutos que ya me parecen recuerdos lejanos. Es más triste aun que yo que debería agradecer todos esos esfuerzos en la entrada de blog, dediqué estos momentos de mi vida en llorar y quejarme de la gente que puede sufrir, pero no dejan sufrir. Me animo adentrarme en los motivos por los que he rebajado mi felicidad para que la indignación me salga por los ojos transformados en lagrimas.

Todo empezó cuando mis amigas me dieron el primer regalo, yo no paraba de preguntar "¿Se come?" Cuando lo abrí, efectivamente se comía, era una cesta con muchos productos Kinder...Me encantó, me encantaría volver al pasado y hacerle una foto, por lo menos para recordar un poco los Kinder buenos que nunca me comí. Fue abrirlo y como es comprensibles el restos de invitados se entusiasmó y todos querían Kinder. No me molesta que quieran chocolate, obviamente es natural que quieran consumir tal producto y yo no tendría problema en compartir, porque me encanta. Sin embargo, personas que alguna vez me dedicaron palabras que yo nunca debí perdonar metieron sus manos dentro de la cesta y se llevaron todos los Kinder buenos (los productos Kinder que más me gustan, pero ¿Qué le importará a él?) Estoy tan enfadada que me voy animar a escribir las palabras que tanto me dolieron..."Que sepas que ahora mismo no te considero para nada amiga mía, lo único que nos une es Jorge" No fueron las palabras exactas, pero esa es la gran síntesis. Lo peor de esas palabras es que venían de una persona muy especial para mi, o al menos lo era antes de ese mensaje. Esas manos, prácticamente se llevaron todo mi regalo a su bien cuidado estomago, pero eso no es todo.

Cuando todo terminó (la fiesta) y todo el mundo decidió marcharse nos dispusimos a desmontar el campamento (las toallas, LA MIERDA, los regalos y el resto de artilugios), claro que tras el saqueo de los productos Kinder, estaba todo el suelo lleno de papeles. Una amiga (llamemos le K) se alteró muchísimo porque todo estaba hecho una mierda...mientras que yo tiraba la tarta restante a una bolsa, el chico que saqueó mi regalo le decía a K que no recogiera la basura, que ella no la había tirado que se encargaran lo GUARROS que habían ensuciado el parque. Esos papeles de los cuales discutían, los había tirado él. Mientras que se llevaba acabo esta conversación, una servidora se encargo de recoger esos papeles, de comida que ella no había comido. Es una lastima que K se creyera toda esa mierda de discurso que le soltó el saqueador de regalos, porque ahora esta enfadada y segurísima de que nunca más irá al parque con gente tan guarra como nosotros. Pero K debe saber, que hace exactamente un año (porque ya es 8 de febrero, se me hace tarde la publicación...) celebré una fiesta en mi casa y cuando se fueron, la casa tenia mierda hasta detrás del televisor ¿Eso ya no le importa? Porque no hay derecho a dejar el parque sucio, pero la casa de una amiga ¿Por qué no? A mi no me importó porque después de una fiesta la mierda es inevitable y la recogí encantada porque todo el mundo se fue contento, sin embargo la casa estaba muy sucia y no dije "Ya no vienen más estos Guarros", porque la suciedad era normal, de hecho en fin de año hice una fiesta con los mismos invitados a los que K y el saqueador de regalos no asistieron y la casa no quedo tan desagradable a la hora de recoger. 

Conclusión: El parque no se ensucia, pero la casa de Lucia sí. Vengan a mi casa a tirar cosas al suelo por favor es VITAL.

PD: Mañana cuando mi amiga sandra me envié las fotos del cumpleaños yo escribo la entrada de agradecimiento, pero hoy la verdad que no estaba de humor, pero de verdad que he estado muy agradecida por todo. Sí quereis ver todo lo bueno de mi fiesta de cumpleaños vuelvan mañana.

Pero aun así me despido con una...
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

2 comentarios:

  1. Sabes? Es muy triste que las personas que siempre perdonan no sean después perdonadas.
    Sólo te puedo decir que hables con K, porque creo que ha juzgado mal el hecho de que no recogiéramos. Yo por mi parte, empecé a recoger cuando ya prácticamente estaba todo recogido, me disculpo por no empezar antes. Pero no me considero alguien que se vaya de rositas dejando la mierda por ahí, creo que no soy ese tipo de persona.
    También sé lo que es que tu casa después de tu cumpleaños se quede sucia y tener que limpiar, también lo sé.
    Y ya que estoy, también comento que me pareció muy feo por parte de las personas que robaron el chocolate sin pedirte permiso primero. Lo deberías de haber repartido tú, en el caso de que hubieras querido hacerlo. GRAN EGOÍSMO POR PARTE DE ALGUNOS.
    Pero bueno, omitiendo eso, creo que fue un día muy divertido. No tengo ninguna queja, y oye...no llores eh, sé feliz.
    Te quiero Luu.
    ESCRIBE MAÑANA UNA ENTRADA BONITA

    ResponderEliminar
  2. El caso es, que nunca nos vamos sin recoger el parque... todas las quedadas han sido iguales así que me no entender porque ahora saltar con esas?

    Ahora mismo prefiero no remover las aguas, asi que voy a releer todas las dedicatorias y contestar con mis más preciados agradecimientos porque os quiero mucho mucho mucho!!

    TE QUIEROO QUESASHUU!

    ResponderEliminar

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!