domingo, 22 de febrero de 2015

Ven y engordame: Capitulo 9.




Capítulo 9.
Helado nos miró con la boca abierta, claro que no se encontró nada, tan solo un unitato. Entonces Piru abrió la puerta del pasillo y sus hermanas salieron de ahí dando patadas a los globos. No sabía que sus hermanas también estaban en el pasillo y después salió la madre de Piru con una tarta súper bonita de dos pisos en las que había diecinueve velas. Me sorprendí hasta yo de ver la tarta. Era de vainilla pero tenía adornos de chocolate. Todo el mundo soltamos un sonoro “ooooh” similares a los extraterrestres de Toy Story. Entonces yo añadí mentalmente “El gaaaaanchooooooo”, Me reí yo sola. Flan se acercó a Helado y la acercó hacia él plantándole un beso. Helado se puso colorada, pero cerró los ojos y se dejó besar. Todas aplaudían, menos yo, que miraba como Cookie aplaudía. La madre de Piru, puso la tarta sobre la mesa apartando al unitato y encendió con la vela encendida que hacía de cuerno del unitato, todas las diecinueve velas. Flan se apartó de los labios de Helado para que esta soplara y luego la abrazó por la espalda y le dio un beso en la cabeza. “Que tiernos” pensé. 
Entonces Piru sacó de debajo de la mesa un regalo pequeño, se lo tendió a Helado y esta lo abrió como poseída de la emoción. Era un videojuego, BeasDance 2014. Mcflurry empezó a chillar de la emoción y a pedir que lo probáramos ahora un poco histérica. Las hermanas y la madre de Piru, se despidieron y se volvieron al pasillo, supongo que cada una a sus respectivo dormitorios. Me despedí de ellas con la mano. Luego mire a Cookie, o habíamos traído nada para ella. "Da igual" me dije, "tu disimula" y esperé a que ella pudiera captar ese pensamiento mio. Helado y Mcflurry se lanzaron a la consola Wii para probar el juego y allí pasaron las horas. Yo me senté con Flan y con Cookie, que empezaron a hablar de Albaricokemon, yo solo  miraba a Cookie.
-       Bueno. – Dijo Flan al cabo de un rato. – Creo que voy a echar un baile con Hela. – Dijo y me guiñó un ojo. Le di un codazo, sé que no le dolió, pero se fue exagerando un poco.
El silencio incomodo nos volvió a amenazar. Me quedé mirando las manos de Cookie, las manos que antes había cogido sin permiso  y me había puesto a… ¿A hacer qué? ¿Qué mierda estaba haciendo yo con su mano? Esa última pregunta, soltada así del tirón en mi mente, sonaba muy mal, no, sonaba fatal.
-       Para estar en diciembre, hace calor ¿verdad? – Mierda ¿Qué estoy diciendo? Si no tengo calor, pero tampoco tengo frio…bueno ya está dicho, solo espero que no se lo tome en el mal sentido.
-       Eso es porque tienen puesta la calefacción, cuando salgamos seguro que hace frio. – Asentí tranquilamente, no se lo tomo mal, genial.
-       Sí, claro. – La miré a los ojos y le dediqué una tímida sonrisa. – Tienes razón, de todos modos hoy no hacía mucho frio. ¿Verdad?
-       ¿Me estás hablando del tiempo?
-       ¿Estas citando a Ahiru Swan?
-       No, más bien a Spinach Meyer. – Nos reímos.
Piru se acercó a nosotras y se sentó junto a Cookie.
-       La cena ¿para cuándo?
-       Vamos a ello. – Dijo Cookie poniéndose en pie, yo la seguí.
Fuimos hacia la cocina y allí nos quedamos un buen rato mirando la vitroceramica. Comenzamos andar a la vez hacia allí. Piru había colocado los artilugios necesarios a un lado y la comida al otro. Miré a Cookie.
-       ¿Empezamos?  - Dijo encogiéndose de hombros. Asentí.
Cogí una sartén y le eche un poco de aceite, puse el fuego a una potencia de 6 y puse la sartén encima, luego puse la hamburguesa. Cookie cogió la freidora y hecho un puñado de patatas, luego encendió la freidora mientras se reía. Supuse que se le había olvidado hacerlo antes. Estuvimos cocinando en silencio durante un buen rato, precisamente hasta que tuve que darle la vuelta a la hamburguesa. Esta se me resistía. Comencé a murmurar maldiciones y Cookie empezó a reírse. Dejo sus patatas y se acercó a mí. Muy pegada a mí me quito la espátula e hizo girar ella la hamburguesa, yo me quede embobada viendo como lo hacía. Se la apañaba bien en la cocina.
-       ¿Te encargas de las patatas? – Me propuso.
-       Oh. – Dije, me había quedado mirando cómo se las apañaba con la Hamburguesa y me había quedado un poco embobada.  Me acerqué a la freidora y cambie las patatas hechas, por otras aun congeladas.
Cuando estuvieron hechas todas las patatas y  todas las hamburguesas, solo quedaba una cosa. EL PAN DE GAMBA. Nunca antes había hecho pan de gamba, pero la caja traía instrucciones. Cogí la caja y comencé a leer las instrucciones no sin antes darla el contenido a Cookie.
-       Tenemos que calentar el aceite. – Dije leyendo la instrucción número 1.
-       El aceite ya está caliente, Cake. – “Cierto” pensé.
-       Cierto. – Repetí en voz alta.
-       ¿Y ahora qué?
-       Échalo. – Le ordene.
-       ¿Todo? – Asentí.
-       Si… ¿no? – Dije girándome para mirarla.  Cookie volcó la bolsa de pan de gamba en la freidora, dejando caer círculos casi transparente a un aceite calentito. Cuando lo hubo echado entero cerró la freidora y me miró.
-       ¿Cuánto tenemos que esperar? – Me giré para que la luz de la bombilla diera de pleno en la caja y leí de nuevo las instrucciones. Sentí como Cookie se pegaba a mi espalda y se asomaba por mi hombro para leer la caja.
-       No lo pone. – Dije un poco preocupada.
Escuché un crujido procedente de la freidora, Cookie y yo nos giramos casi a la vez y nos acercamos a esta.
-       Wuo, Wuo. – Dijimos al unísono. Destapé la freidora para comprobar lo había pasado.
-       ¿Y cómo sacamos esto de aquí? – Preguntó Cookie.
-       Dios, dios. – Dije aunque no tenía mucho sentido esa palabra en una boca atea. - Apágalo, apágalo. – Dije al ver como el pan de gamba había crecido tanto que había colapsar la freidora.
-       ¿Y ahora qué? – Miré de nuevo las instrucciones.
-       No lo sé. – Dije siguiendo la lectura. – No lo pone.
Cogimos una cuchara, para escarbar en el pan de gamba y lo solo lo hicimos polvo, literalmente. Cookie cogió un cuchillo  y repitió el proceso, pero tampoco salió. Entonces cogí la espátula de la hamburguesa y lo clave en entre dos pan de gambas. Doblé como si de una cucharada de yogurt se tratase y conseguí sacar unos cuantos un poco destrozado y los coloqué en un cuenco que Piru había preparado junto a la freidora.  Repetí el proceso hasta que todo el pan de gamba estuvo fuera. Entonces al verlo todo junto en un cuenco más amplió me di cuenta que estaba mal hecho, ya que había puntas que aun parecían plástico y otras que habían perdido el color blanco para adoptar un color un poco más amarillento. “Mierda” pensé.
Me apoyé en la encimera preocupada por la fiesta, se había ido al garete por culpa de nuestra poca experiencia haciendo pan de gamba. Lo siento mucho por Helado. Cookie se acercó a mí y apoyó su cabeza en mi hombro.
-       ¿Y ahora qué? – Volvió a preguntar. Eché un ojo a la caja de pan de gamba y sonreí.
-       No lo sé. – Dije sonriendo. – No lo pone.
-       Deberían poner en la caja una advertencia: Si esto sale mal compre otra caja.
Nos empezamos a reír a carcajada limpia. Mis pies comenzaron a resbalarse hasta que quede un poco por debajo de Cookie como ella estaba apoyada en mi hombro, dejó caer la cabeza por mi cambio de estatura y reímos de nuevo. La miré y era extraño verla desde abajo.
-       Desde aquí abajo se te ve muy guapa. – Dije sonriente.
-       ¿Eso quiere decir que desde arriba no lo soy? – Preguntó sonriendo también.
-       No, simplemente que desde abajo estas especialmente guapa.


-       Entiendo.


¿Como fue para Cookie? -> Ven y estruchame. 

8 comentarios:

  1. hola guapa me encanta tu blog y me quedo aqui como mienbro de la asociacion de blogger y asi te ire visitando besicos

    ResponderEliminar
  2. Tarta de vainilla, catastrofe de Pan de Gamba, cambios de estatura... Este capítulo tiene una progresión curiosa. ¿Eso del pan de gambas lo sacáis de experiencia propia? Porque lo veo muy viable xD

    ResponderEliminar
  3. Hola Lucía, acabo de conocerte a través de la asociación blogger, te sigo desde hoy ,me gusta mucho tu blog, nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. Hola vengo de la asociacion bloguer te sigo desde hoy besos.

    ResponderEliminar
  5. holaa, venimos de la asociacion blogera!!
    nos quedamos por aquii
    __cuchus__

    ResponderEliminar
  6. Hola. También formo parte de la Asociación Bloggers. Soy del blog Carpa de sueños, dónde organizo concursos literarios con el fin de ayudar a escritores principiantes o desconocidos a ganar publicaciones y a aumentar su biografía literaria.

    http://carpadesuenos.blogspot.com.es/

    Un saludo y espero verte por allí.

    ResponderEliminar
  7. Hola! Llego hasta aquí desde la asociación blogger. Nos veremos a menudo.

    Por cierto, me encantó el nombre de tu blog.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. ¡PEGABA EL PRIMER BESO!
    ¡PEGABA EL PRIMER BESO!

    ¿Volveréis a escribir con regularidad?

    ResponderEliminar

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!