viernes, 22 de mayo de 2015

Mini-Relato de un unicornio: Corazón de metal.

Resulta que hace tiempo, participé en un concurso cuya temática era la robotica, pero como no he recibido noticias y hará exactamente un par de meses, yo quiero que mis esnifadores de purpurina lo lean, lean lo que salió. Espero que os gusté.

Corazón de metal.

La guerra había arrasado toda la ciudad. Cuando dejamos de escuchar los bombardeos, mi madre me permitió salir del escondite para tomar un poco el aire. Desde mi destrozado jardín podía ver como los soldadosbiobots, que habían creado “los de arriba” para defender el pueblo, se retiraban. No sabía mucho de ellos, ya que solo los veía de lejos. Mi padre me comentó que hubo una vez donde los humanos y los biobots lucharon juntos en la guerra; que en un pasado aún más remoto no existían dichos biobots y los que luchaban eran los hombres de carne y hueso, incluso hablaba de la muerte del ser humano. Había pocas personas que morían últimamente, ya que habían encontrado la forma de crear un corazón artificial para cuando el tuyo dejara de funcionar. En el colegio una profesora decidió dejar de vivir... y supongo que es así el único tipo de muerte que conozco.

Di varias vueltas a mi jardín, que no tenía nada que ver con los resultados de la búsqueda de “jardín” en Google. Fijé mi mirada en un tronco cortado que había en medió del claro de césped y me lo imaginé entero, tal cual lo dibujaba mi padre en sus cuadernos, entonces todo se volvió blanco por unos segundos, la luz desapareció y volvió varias veces antes de que decidiera acercarme al tronco. La luz del sol que se reflejaba en algo metálico no me permitía ver de qué se trataba. Toqué a tientas hasta que sentí algo frío, tiré de él hacia mí y creé sombra para observarlo. Era un biobot, simulaba a una mujer y llevaba puesta una armadura metálica de pies a cabeza. Me quedé mirándola durante un rato antes de acercarme un poco más, para observarle con más atención. Entonces los ojos de este se abrieron de golpe desprendiendo una luz azul similar al cielo de verano. Se incorporó y me dejé caer asustado.

- Hola 6034. – Dijo con una voz casi humana.

No me dio tiempo a responder, ciertamente no entendí, ¿por qué me había llamado así? Mi madre salió de casa corriendo y chillando que se avecinaba otro bombardeo. Se frenó al ver mi compañía y comenzó andar con más lentitud, como si le diera miedo dar cada uno de esos pasos.

- Lucas. – Me llamó. – Ven aquí. – Dijo acercándose muy despacio. – Aléjate de esa cosa.

Le obedecí, siempre lo hacía incluso cuando no quería hacerlo, lo hacía. Me agarró a de los hombros mientras yo seguía mirando a la biobot con cierta curiosidad. Algo en esos números despertaron algo en mi interior. 6034. Como un código, desbloqueó algo en mi interior. Me llevé una mano en el pecho sintiendo mi corazón, mi corazón de metal, latiendo artificialmente y volvimos al refugio antes del siguiente ataque.

7 comentarios:

  1. Este era para un concurso?, a mi ma gustado e intrigado, va haber mas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para EL concurso. Me duele que me lo preguntes, porque te lo conté y lo "leistes" y me dijiste que estaba muy bien que lo enviara al concurso.

      También me duele que me pregunte si va haber más, ya que te hice un comentario sobre eso. No me echabas nada de cuenta eeh? x'D

      Eliminar
    2. Pues escribe rapido que se me olvidaaa hombreee xD

      Eliminar
  2. ¡Me gusta! Yo si te puedo preguntar si habrá más... ¿no? Lo habrá???? jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajja xDD La verdad es que había pensado seguir una novela de este relato, porque cuando lo releí me pareció que podrían nacer unos grandes personajes de esta historia.

      Eliminar
  3. Muy bonito relato, si vas a continuarlo prometo leer la segunda parte y... Doble ración de purpurina !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ^-^
      Me alegra que os guste tanto, haber si consigo sacar tiempo para explotar mi imaginación y continuar todas mis "novelas" empezadas.

      Eliminar

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!