domingo, 3 de mayo de 2015

Micro-Relato de un unicornio: Especial día de la madre.

CuteeFue fácil abrir los ojos aquel día, aquella primera vez. Sintiendo la curiosidad y todos mis sentidos a flor de piel, de repente sentía el tacto, sentía el amargo sabor a hierro, veía numerosos rostros al cual no reconocía ni uno de ellos, escuchaba por primera vez mi propia voz en forma de llanto y mi olfato no distinguía entre miles y millones de olores que allí se mezclaban. ¿Y ese llanto? Ese primer llanto en los que mis pulmones inspiraron y espiraron como una primera actividad conjunta que realizara eternamente. Ese llanto era precioso, un primer manifiesto de mis sentimientos y no hablo de lo que mi inocente corazón sentía al ser expulsado a un mundo desconocido. Era un llanto precioso, pese a que ese llanto fue obligatorio, me pareció bonito y una sensación bastante curiosa.

Sin embargo diecinueve años después el llanto al que me condeno día tras día con el fin de hallar una paz interior que no encuentro y al cual seguiré dedicando tiempo, no me parece bonito, ni mucho menos curioso. Me parece un llanto egoísta, doloroso e infinito.

Lo peor de este sin fin de lagrimas, es que sé que este dolor no debería sentirlo. Existen personas con verdaderos problemas, que sufren día a día y que no derraman ni una sola lagrima o que tras un par de lagrimitas ya están sacando fuerzas para seguir adelante. Solo pensar en que alguien en este mismo instante esta sufriendo y estoy yo aqui llorando por un mal de amores, me hace sentir una constante presión en el pecho que solo hace que por mis ojos derramé más y más lagrimas.

Y entonces me vuelvo a ver pequeño, en aquella cuna de madera que había junto a la cama de mis padres. Recuerdo que lloraba por hambre, por miedo y deseo volver a llorar por esos simples motivos. Que a cada suspiro dado por un bebé hay una madre desvelada y yo hecho de menos a la mía.
Ella era partidaria de que la muerte hay que llorarla y los motivos de las lagrimas que hoy mojan mis mejillas es la muerte de un enorme sentimiento. No era similar a ninguno de los cinco sentidos anteriormente nombrados, era la muerte de un sentimiento compartido. El amor. Mi madre siempre me había dicho que era un sentimiento creado por los poetas para embellecer esta misera vida, yo un poeta de dieciséis no le creí y me aventure a conocer el amor. Un amor que nació a la orilla del mar y murió en la cumbre de la montaña. Y ahora que lloro la muerte de un sentimiento, puedo asegurarle a mi madre, que tenia razón. Que después de tanto caminar de la mano con una bella chica de intensos ojos marrones y un castaño pelo rizado, después de ver caer infinitas tormentas y contemplar preciosos arcoiris, el a mor se ha ido. Dejando a dos personas totalmente desconocidas enfrentadas a un falso sentimiento.

Así que ahora sé que el amor no existe, que es un sentimiento creado por nuestros difuntos poetas, pero si no tenemos la esperanza de que ese sentimiento sea real algún día ¿Nos atreveríamos a seguir viviendo?

Sintiéndolo mucho por mi madre, quien ha perdido todas las esperanzas acerca de ese amor, le voy a lanzar una pregunta que me atormenta desde que me dijo que el amor era invención de los poetas. ¿Y el amor que se siente por un hijo? ¿Y el amor que se siente por una madre? ¿Es real o también lo inventaron los poetas?

9 comentarios:

  1. Precioso. Quizá sea el amor el que creó a los poetas... ahí te dejo yo una respuesta de madre.

    ¡Te sigo!

    Besos de tinta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creo en cierto modo, ningun hombre puede crear ningún tipo de sentimiento. (Y me hes muy difícil hablar de eso sin contarte mi temario de Platón) xDD

      Eliminar
  2. Qué bonito escribir un relato desde la perspectiva de un bebé. Y que triste se vuelve la historia...
    Recuerdo que hace muchos años leí en un libro de un autor valenciano algo así como que el amor era un invento del siglo XIX, me resultó gracioso, pero cuando leí la explicación que daba me hizo que pensar. Era una visión algo cínica y pesimista, pero real. El libro era Diccionario para Ociosos, de Joan Fuster.

    Me ha encantado el título de tu blog, muy original jajaja. Seguro que mucha gente entra por la curiosidad del nombre que le has puesto.

    Por cierto, te he conocido gracias a la asociación blogger y te invito a pasar por mi blog, pero como les he dicho a todos los compis, no es necesario que me sigáis ni nada si no os gusta/interesa lo que publico.

    http://www.rinconrevuelto.blogspot.com

    ¡Saludos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, es la primera vez que escucho ese libro y ese autor, lo leeré. Solo porque algún día de nuestras vidas hemos tenido el mismo monologo interno sobre el amor.*O*

      Eliminar
  3. Hola, te he nominado al premio parabatis en mi blog minirelatosterrorificos.blogspot.com saludos!! :)

    ResponderEliminar
  4. El amor es real, y yo soy de las que piensa que es lo que inspira a los poetas, no al contrario. O yo al menos lo siento, y lo que siento se que existe. Todo llega ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :')

      El amor crea a los poetas y a los ni poetas.

      Eliminar

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!