sábado, 29 de noviembre de 2014

Ven y engórdame: Capitulo 4



Capitulo 4
El olor de las castañas invadía toda la calle. El olor de la navidad ya estaba en el aire, pero las calles aun no estaban iluminadas. Y por eso estaba aquí. Había quedado con un grupo de amigos para ver la inauguración de la navidad, pero aun era muy (demasiado) temprano para eso, antes había quedado con Petit Suit para ponernos un poco al día. Nos habíamos citado frente a la puerta de fnapolitana, una gran tienda donde venden absolutamente de todo desde artilugios de cocina a todo tipo de videojuegos. Allí pasábamos la mayor parte del tiempo, tenia tres planta y el edificio era demasiado extenso.
Me senté junto a la puerta del Fnapolitana y allí abrí mi libro de Diverchuches, estaba muy interesante y me resultaba difícil dejarlo en casa. Resulta que el protagonista le dice a la otra protagonista, de la cual acaba totalmente enamorado, que solo iría a su funeral si hay pastel. Me empezó a gustar desde ese preciso momento (Como decimos los jóvenes de hoy día: Me mató)
Media hora después miré hacia arriba instintivamente y vi una chica de estatura baja. La reconocí en seguida y sonreí.
- Cake. - Dijo Petit Suit - ¿Llevas mucho tiempo esperando?
- Bueno llegué mucho antes de lo acordado.- Dije poniéndome en pie para darle un abrazo, la notaba más pequeña. - ¿Donde y cuando hemos quedado con el resto?
- En el parque de las palomitas. - Se miró el reloj. - Dentro de aproximadamente tres horas.
- Buaah, - Dije guardando el libro en la mochila. - ¿Y que hacemos?
- ¿Entramos? - Dijo señalando la puerta del Fnapolitana.
- Vale, pero... - La miré a los ojos y ella me correspondió con su mirada tierna rebosante de alegría y sus finos labios dibujando una sonrisa. Sabia que iba a decir. - empezamos por la ultima planta.
- Completamente de acuerdo.
Subimos las escaleras mecánicas, mas bien las escaleras no subieron a nosotras, pasamos frente a los utensilios de reposterías y me acordé de las galletas que me preparó la chica de chocolate. De repente tuve la tentación de hablar de ella. Petit me contaba como de mal le habían salido los exámenes, así que me limite a mirar la y escuchar sus meteduras de patas. Sé que no le gusta hablar de sus exámenes una vez estos han terminado, pero parecía muy indignada solo le había salido mal uno de los cinco exámenes que había tenido, pero ahora me estaba repitiendo tanto sus errores como sus respuestas correctas a la perfección y de memoria.
- ¿Y a ti, como te va? - Me preguntó para calmar su indignación.
- Mal, voy abandonar el curso.
- Intentalo. - Dijo un poco apenada al ver como tiraba la toalla.
- Petit, aunque lo intente, estoy suspendiendo todo, he faltado por temas medico los primeros días de clase y no hay ni un alma caritativa que se anime a dejarme los p***s apuntes.
- Lo sé, es una p****a y una pena porque sé que puedes sacar el bachiller estupendamente.
- Yo también lo sé. Petit empezó a reírse y como su risa es contagiosa yo también acabe riéndome.

Una vez en la ultimas plantas nos vimos todas las estanterías que había en la sesión juvenil. Después de haber añadido mas de cincuenta libros a la lista, nos dejamos caer en los asientos de la cafetería de la segunda planta y allí pasamos las tres horas hasta la hora acordada.
-O-
Las calles estaban iluminadas, el maravilloso momento lo habíamos vivido en la Seta, un extraño “edificio” con forma de eso, de seta bastante alto que habían puesto en esa plaza porque quedaba bonito, de donde se puede ver gran parte del centro de mi dulce ciudad. Cuando hubimos bajado de la Seta decidimos despedirnos y que cada uno se fuera a sus respectivos quehaceres, algunos se iban de fiesta nocturna y otros a sus correspondientes casas. Acompañé a la estación de autobús a Patata que iba a pasar el fin de semana al pueblo, allí podía coger la linea tres y llegar ami casa así que no me resulto ningún problema acompañarla.
- Te veo rara. - Dijo Patata minutos antes de llegar a la estación.
- No sé. - Dije pegando le una patadita a una lata de refresco.
- Estas distraída. - Aclaro.
- Bueno, eso siempre.
- Ya, pero hoy más, hay alguien. - Dijo parándose en secó y haciéndome girar. - Cake se hace mayor.
- No...
- ¿Como se llama?
- NO LO SÉ. - Chille de frustración. - No sé su nombre.
- Ah. - Dijo y comenzó andar. - No me esperaba esa respuesta.
Guardamos silencio hasta llegar a la estación, ella entró y yo me fui a la parada de la linea tres. No había mucha gente y las pocas que había estaban de pie, así que pude sentarme a esperar. Saqué Diverchuches y me puse a leer bajo la luz de una farola y miles de bombillas de colores. No tardo mucho, tres paginas y medias, para ser exactos. Mientras la gente se subía y picaban miré al interior para comprobar que estaba que estaba vació. Que suerte. Guardé Diverchuches pero no cerré la mochila del todo, ya que pensaba volver a sacarlo una vez que me hubiera acomodado en algún asiento. Entré y caminé por el estrecho pasillo hasta que el autobús arrancó y tuve que pararme para agarrarme bien a la barandilla. Divise dos asientos libres al final, en cuanto hube recuperado el equilibrio comencé a caminar hasta allí agarrándome de asiento en asiento. Me disponía a sentarme en el asiento junto a la ventana, pero la acción no llego a producirse del todo.
- Cake. - Esa voz. La reconocí en seguida. Miré a mi derecha y allí estaba la chica de chocolate sentada junto a la otra ventana. Me miraba con los ojos muy abierto, casi podía decir que parecía haberle arreglado el día. Y tenia un sitio libre al lado. Le dediqué una sonrisa y me incorporé de nuevo para sentarme junto a ella.
- Hola. - No supe que decir, estaba un poco nerviosa.
-¿Que haces tu por aquí? - Dijo para romper el hielo, lo agradecí, porque si tiene que esperar a que lo haga yo, nos llevamos todo el trayecto sin hablar.
- Quedé con unos amigos. ¿Y tu?
- Igual...- Bajo la mirada, hasta ese momento no me había percatado de que iba vestida muy arreglada, con un poncho marrón y unas mallas perfectamente conjuntado. Alzó la mirada, pero me la dirigió a mi. Estaba maquillada.
- ¿Por qué?
- ¿Por qué qué?
- Estas maquillada. - Yo digo cosas obvias de vez en cuando.
- Si. - Dijo dedicándome una media sonrisa forzada. Estaba triste.
- Estas triste. - “Deja de decir cosas evidente” me ordené.
- No, no mucho la verdad, podría estar peor.
- Puedes contármelo. - “Total quizá mañana no lo recuerde, como tu nombre” pensé.
- No es necesario, solo que esta no soy yo. - Dijo señalando toda su cara maquillada. - Y me has visto así y...- se quedo callada mirando como la puerta del autobús se abría y se cerraba varias veces, antes de volver arrancar, hasta entonces no me había percatado de que el se habían pasado tres o cuatro paradas desde que me subí. Como no terminaba la frase le di un codazo para traerla de vuelta a la tierra.
- y...
- Ahora pensaras que soy una pija...
- ¿Una pija? Si solo estas un poco maquillada.

Me dedicó una sonrisa y me descubrí sonriendo con ella. Quise preguntarle que que había hecho, pero no quise meter la pata, entonces le enseñe la lista de libros que había leído que había recopilado en el fnapolitana y le hable un poco de mis amigos. Le conté como me lo había pasado con la única intención de que se riera de lo absurda que solían ser las quedadas con mis amigos. Lo conseguí porque a la tercera experiencia estaba llorando de risa junto a mi.
Llegamos a Pino Montaito.
- ¿Donde te bajas?
- En la primera, ¿y tu?
- En la tercera.
- Bueno, entonces me despido ya.
- Adiós. - Me puse en pie para que pudiera salir sin problemas.


Entonces empujó de mi hombro haciendo inclinar todo mi cuerpo hacia ella y me dio un beso en la mejilla, provocando en mi rostro como un exceso de coloretes demasiado notables y lo peor: no lo pude evitar. Las puertas del autobús se abrieron y la chica del chocolate se apresuró a atravesar la antes de que se se volvieran a cerrar. Me quede allí quieta sin moverme hasta que el autobús arrancó y me obligó a reaccionar para no caerme. Me había dado un beso, en la mejilla, si, pero un beso al fin y al cabo Y YO AUN NO SABIA SU NOMBRE. 

¿Como fue para Cookie? -> Ven y estruchame.

6 comentarios:

  1. Me hace gracia, porque Cake esta desesperada porque no sabe le nombre de Cookie xDDD
    Y esta to raya, por que no sabe porque no se atreve a preguntar el nombre es absurdo. xDD

    ResponderEliminar
  2. oiiiiiish sois más cuquis *^*
    y me alegro mucho de por fin aparecer (?). Por cierto, es tan evidente que Carmen es Patata JAJAJAJA
    Voy ahora a leer la versión de Cake, con su encuentro con las pijas imagino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. voy a leer la versión de Cookie* a mi también se me olvida su nombre (?)

      Eliminar
    2. Patata ser Carmen y se es muy obvio. xD
      ^-^
      Jajajaaja... LA chica de Chocalate... es confundida por Cake. xD

      Eliminar
  3. Qué cookies son estas cakes <3 por cierto, a partir de ahora no voy a poder ir al fnapolitana sin reírme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre Fnapolitana y Pepino de Hercules, vamos a dar una idea comestible de Sevilla. xD

      Eliminar

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!