sábado, 17 de enero de 2015

Ven y engórdame: Capítulo 8.





Capitulo 8.
-       ¿Por qué? – Me preguntó un poco confundida.
-       Kyuuri. – Dije solamente. Ella asintió con la cabeza, pero creo que no lo entendía.
-       ¿Te cae mal?
-       No. – Dije porque era la verdad, no me caía mal, era mi amigo, pero era insoportable y no sé porque creo que es insoportable. No me entiendo ni yo ahora mismo.
-       ¿Entonces? – Dijo aún más confundida.
-       Esa es la casa de Piru. – Dije señalando el portal y con la única intención de cambiar de tema. – Porterillo 3º A.
Llamé la porterillo y nos abrieron en seguida, parecía que estaban tras el telefonillo esperando a que llamáramos. Me acerqué al ascensor casi por instinto, pero antes de pulsar el botón recordé que Cookie tenía claustrofobia y fui directa a las escaleras. Subíamos muy cerca la una de la otra y comencé a ponerme un poco nerviosa. Tropecé un par de veces con mis propios pies y ocultaba esos traspiés con una inocente carcajada, ella me seguía. Llegué al tercer piso un poco asfixiada, por la falta de costumbre. Piru nos espera en la puerta sonriente.
-       Llegáis tarde. – Nos saludó. – Os toca la cocina.
-       Sí, es que Kyuuri se ha parado a molestar. – Dije tomando un poco de aire al terminar la frase.
-       Bueno, no valen las escusas os encargáis de la cena.
-       Sí, mama. – Dijo Cookie entrando por la puerta, como Pedro por la suya. Yo la seguí, pero Piru me cogió del brazo para impedírmelo.
-       ¿Cómo es que llegáis juntas? – Dijo un poco sorprendida.
-       La magia del destino. – Dije con una sonrisa pícara, ella me dedicó la misma y me soltó el brazo.
-       Me tienes que contar cosas, eeh, pillina. – Negué con la cabeza.
Entré en el pasillo y miré hacia la cocina. Saludé con la mano a Flan, que parecía ocupado ocultando algo. Entré en la concina y pase por el lado de Cookie.
-       ¿Te has ido ya? – Dijo Cookie, tenía las manos puestas sobre los ojos.
-       No. – Dijo Flan. – Cake puede verlo.
-       ¿El qué? - Cookie me dio un codazo y me indicó que me tapara los ojos con las manos, repitiendo la acción. Lo hice y me pegué un poco más a ella. Desprendía mucho calorcito. Sonreí, pero nadie pudo verlo porque mis brazos lo ocultaban.
-       Ya. – Escuché la voz lejana de Flan y aparte las manos de mi cara. Cookie no se movió. Entonces me puse frente a ella y le puse mis manos sobre la suyas para apartárselas y poder ver sus ojos de color marrones. Me miró confundida.
-       Ya. – le repetí en un susurro. Se había puesto un poco colorada, para quitar tensión le dediqué una sonrisa. - ¿No le has escuchado?
-       ¿El qué?
-       Flan. – Dije señalando la puerta de la cocina.
Salimos de la cocina una de tras de otra. Fuimos al salón donde debería estar todo preparado, pero no había nada. Me quede un poco en shock, ¿Qué habían estado haciendo? Entonces me fije en el centro de la mesa, había una patata con una vela clavada en el extremo. Parecía como una especie de…
-       Un Unitato. – Dije en voz alta, pero sonó con eco. Cookie me miró con los ojos muy abiertos y empezó a reírse, yo no entendí nada pero también me reí. Luego comprendí, entre risa y risa, que no me había sonado con eco, sino que lo había dicho a la vez que Cookie.
-       Que sincronización. – Dijo Piru junto a nosotras. – Casi da miedo.
-       Ya te digo. – Dijo Flan sentándose de golpe en el sofá. – Pues a esperar a que Mcflurry traiga a Helado.
-       ¿Qué habéis estado haciendo? – Dije mirando todo el salón, no había nada de decoración.
-       Este todo en el pasillo. - Me aclaró Piru. – Cuando ella entre queremos que se encuentre con la triste patata.

El timbre sonó y nos quedamos los cuatro mirando la patata un segundo. Volvió a sonar el timbre y Piru fue a abrir, Flan sacó un mechero y encendió la vela. Cookie y yo nos quedamos petrificadas en el sitio. Solo cuando Piru volvió y dijo que estaban en el ascensor, Cookie se movió hacia el sofá y se sentó en el brazo. Yo la seguí, como un perrito sigue a su ama y me senté a su lado. No tardaron en subir, pero esos minutos dieron para mucho, pensé en cómo sería mi vida ahora si no hubiera conocido a Cookie, aunque en cierto modo no sabía su nombre hasta hoy. Habría dicho que no a la propuesta de “fiesta” sorpresa de Helado, porque no estoy acostumbrada a estar con tanta gente a la vez, y solo seremos seis. Tampoco habría aceptado quedar tantas veces con mis amigas ajenas al barrio y si lo hubiera hecho seria poco a poco y no todos a la vez, aunque me gustó todo aquello. Lo que quiero decir que si no hubiera estado rallada por el no nombre de la chica de chocolate no me habría quedado aquel día hasta tan tarde, como para encontrarme con ella en el autobús, ni habría ido hoy almorzar fuera… todo esto ha pasado porque no sabía su nombre. Entonces volví al presente y me di cuenta que estaba jugando con los dedos de su mano. Con los dedos de Cookie. Sentí como mis mejillas se encendían y cambiaban de color. Alcé la vista y primero me encontré con la cara de idiota de Flan, que me miraba con los ojos muy abiertos, luego encontré la misma expresión en los ojos de Cookie. Solté su mano, como si así, todo se fuera a olvidar, pero no dejaron de mirarme. Bajé la vista de nuevo. Se escuchó el timbre de la puerta, y Piru volvió abrir la puerta. Helado y McFlurry ya habían llegado. Entraron en el salón y Cookie se puso en pie. Yo hice lo mismo e intenté disimular que todo era normal. Cuando Helado entro todos gritaron “Feliz cumpleaños”, yo incluida, aunque creo que no puse mucho entusiasmo. ¿Qué hacía yo tocándole la mano a…? Frustración. 


¿Que opinaba Cookie? --> Ven y estruchame.

3 comentarios:

  1. Hola guapa, soy otra de las nominadas al Premio Lovely Blog Award, asi que por aqui me quedo siguiendote por GFC
    un besito
    http://mirincondequitaypon.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Whooo! La leyenda del unitato!!
    La cosa se va poniendo cada vez más interesante, no se si puedo esperar al viernes que viene :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no tengas que esperar más. "Bachillerato caca" Lloro.

      ^-^
      Ya veras que el esta vez el viernes subimos.

      Eliminar

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!