martes, 20 de enero de 2015

Random: El hijo más listo. xD

 Había una vez en un hermoso palacio de mármol blanco, donde por desgracia para los habitantes, la lluvia eran escasa vivía un rey con sus tres hijos. El rey muy preocupado por los cultivos que le daban de comer hizo llamar a su hijo mayor. Este se llamaba Marcus, de espalda ancha y rostro serio, para el rey el más sabio de sus hijos. El rey le pidió que subiera la colina que había tras el bosque y que le pidiera un poco de agua al reino vecino. Marcus, acepto.

Dos semanas después de la marcha de Marcus, el rey recibió un cofre del reino vecino. Cuando el rey hubo abierto la caja descubrió la cabeza de su hijo mayor. Llorando, hizo llamar al segundo más mayor y le comunicó en la situacion en la que estaba. A Edward, el segundo más mayor, se le ocurrió que podían vender al reino del sur algún objeto valioso. El rey desconforme con la idea, pero asumiendo que no podían hacer otra cosa le dio un cáliz de oro. 

Tres semanas después de su marcha, el rey recibió una carta con un par de monedas y un dedo humano decorado con un anillo, pudo reconocer en el anillo la inicial de su hijo Edward. Desesperado el rey bajo al sótano donde vivía su hijo más pequeño, George. Este tenia miedo a la luz solar, por eso vivía en una de las mazmorras donde se dedicaba a hacer cálculos matemáticos.

El rey le contó el problema a George que pareció muy calmado al enterarse de la muerte de sus dos hermanos. Entonces el más joven pensó y le pidió a su padre que le diera un pico y una pala. El rey no entendió nada pero le dio lo que pedía.

Cuatro semanas después, George salió de las mazmorras y le dijo a su padre que ya disponía de todo el agua que quisiera. El rey confuso le preguntó que a que se debía ye l joven le llevó a las mazmorras. Estas estaban inundadas. 
- ¿Pero como? - Dijo el Rey llevándose las manos a la cabeza.
- Creé un túnel subterráneo hasta el lago del reino vecino. - Dijo el más joven con una sonrisa en los labios. - Solo tuve que calcula la distancia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!