jueves, 28 de abril de 2016

Especial día del libro.

Modelo: Lium

La extraña chica de labios azules. 

Todas las chicas de novela son iguales, o son simplemente perfectas y cuya personalidad y aspecto resaltan entre todas las demás o son sencillas "ratas" de bibliotecas a las que el resto de personaje le cuesta mucho conocer.  Ella era ambas cosas. Ella era hermosa y su aspecto destacaba sobre toda las demás debido a sus enormes ojos grises, que maquillaba con rimel de colores dando color a su triste y opaca mirada. Sus labios siempre lucían celeste y su forma de vestir hacían que el resto de chicas la miraran con admiración.
Era simpática, siempre prestaba lo mejor de ella a todo el mundo que se cruzaba en su camino, su color de pelo cambiaba tan a menudo como sus amigas entraban y salia de su vidas. Nunca tuvo una amiga con la que compartir los malos momentos, cuando su rimel de colores caían sobre sus mejillas limpia de potingues, siempre estaba sola, escondida entre las páginas de un libro, por eso digo que ella era ambas cosas.
Yo siempre la he observado en la lejanía, no es porque me de miedo acercarme, sin duda sé que si lo hago ella me dedicaría una amable sonrisa y mantendríamos una conversación sobre cualquier tema, pero nunca lo he hecho y presiento que nunca lo haré. De hecho nadie sabe que la observo, nadie sabe que escribo sobre ella.
La primera vez que la vi, fue en primero de la ESO, educación secundaria obligatoria para nuestro pesar, todos parecíamos querer salir de la clase, pero su voz resaltaba en el eco de la clase con una enorme energía animando a que estar allí, no era el fin del mundo. No tendríamos más de trece años y sus pestañas ya lucían de colores y sus labios estaban pintado por esa barra de labios celeste de la cual no se separaba. Recuerdo su voz en los exámenes finales: "Venga, ya queda un día menos para vacaciones y un examen menos para las notas." A mis amigos le ponían nerviosos que recordase lo poco tiempo que le quedaban para estudiar, sin embargo, a mi me reconfortaba saber que se podía ser tan optimista en el trayecto de la peor etapa de tu vida: la adolescencia. Lo que no sé es porque nunca se quedaban sus amigas cuando, ella dejaba de ser optimista, cuando el dolor se reflejaba en esa extraña mirada.
Comencé a escribir sobre ella, cuando hizo que el autobús escolar esperase a mis amigos y a mi en tercer año, aquel día que salimos tarde porque la Sra Martinez nos había castigado por hacer dibujos obscenos en la pizarra durante el cambio de clase, por aquel entonces ni siquiera sabía que dibujar el miembros masculino era algo obsceno. Por aquel entonces tenia el pelo azul eléctrico con las puntas aclaradas en un azul similar al color de la piscina en plena luz del día. Ese día decidí que sería la protagonista de todas mis novelas. Sí, ella es Elena, ella es Mónica y la dependienta de la tienta de antigüedades donde le gusta leer a Joaquin.
Han pasado tan solo diez año desde que nos despedimos del bachillerato, desde que nuestra vida necesariamente dejaron de cruzarse, pero yo sigo observándola. Mientras paseo por el parque miro hacia la heladería donde trabaja y aun sigue cambiando de color de pelo con mucha frecuencia, sus labios siguen celestes y su mirada esta rodeada de pestaña de colores. Desde la ventana de la habitación de mi hermano, recuerdo que podía ver como ella y sus "amigas" de quita y pon bailaban frente al escaparate de la tienta de chucherías, ahora ya no queda nada de ese rincón, han puesto una inmobiliaria. Yo sigo escribiendo sobre ella, aunque a veces sus ojos se tiñen de diversos colores y sus labios se vuelven de un color más natural.

Veo necesario que hoy día del libro, haga memoria a quien dedico cada una de mis novelas. No se las dedico a mi madre, que siempre quiso que fuera medico y se sintió decepcionada por mi carrera de letras, ni a mi hermano que me acusaba de cursi, cuando él era quien buscaba rosas cada 14 de febrero... ni siquiera a mi padre que aun se sorprende cuando ve que puedo VIVIR con el dinero de mis libros. Todo se lo agradezco a ella, porque me inspiró algo extraño cuando mi vida estaba "evolucionando", porque me roba sonrisas, cuando me la encuentro en el autobús con su pelo largo de color natilla ¿Cuanto tiempo le durará? Con mi libro en el regazo mientras lee una y otra vez los agradecimientos. ¿Sabrá quien soy yo? ¿Sabrá que ella es la destinataria de esas palabras?


~0~

Hola, hola esnifadores de purpurina, lamento que el post "especial día del libro" haya tardado tanto, como se me estropeo el ordenador, todo se fue al traste he incluso el relato, inicialmente estaba escrita por ella misma, por la chica que describe este escritor, este escritor que vive en mi mente, obviamente ningún hecho llevado a cabo en el relato, ni los personajes son reales... bueno sí, el puesto de chucherias si es una inmobiliaria. Espero que os haya gustado, y si algún día reúno las fuerzas suficiente para recordar cada una de las palabras, subiré el relato inicial, donde esta extraña chica se presenta así misma.  Me despido con un beso enorme y con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

4 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado! Y me han entrado ganas de conocer a esa chica tan especial ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo intención de reconstruir el relato que perdí, pero como tengo muy poco tiempo, pues... se quedará como proyecto de verano. x'D

      Eliminar

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!