miércoles, 22 de enero de 2014

Micro-historia por un unicornio: Hermana.

Era de noche y mi hermana aun no me habia llamado y comenzaba a temer que le hubiera pasado algo. Decidí salir a dar un paseo por el paseo marítimo, la luna brillaba como nunca, sentía que brillaba solo para mi. Era viernes y eso se notaba en el ambiente nocturno. Viernes, mi cumpleaños y yo paseando sola. Esboce una sonrisa para mi adentro con un poco de sarcasmo en ella. En el fondo sabia que esta soledad era merecida, trate mal a demasiada gente, pero nunca fue mi intención. Hacia años que pasaba este día sola, pero mi hermana nunca había faltado, siempre me había llamado o visitado. Era extraño que se retrasara tanto. Comencé a bajar las escaleras del paseo marítimo para poder enterrar mis desnudos pies en la fría arena. Ahogué un grito al contacto con la arena y emití una sonrisa. He sido durante mucho tiempo una mala compañia para muchos y sentía que este era mi castigo. Me lo merecía.
Me dirigí a la orilla para mojarme los pies. No había nadie en la playa hacia frío, un frío habitual en un día de enero. Me senté en la arena con los pies en la orilla, dejando que las olas llegaran para mojarmelos.
"Tirintirin tirin tiriiin" comenzó a sonar mi teléfono, lo saque del bolsillo de mi sudadera. Era mi hermana, me alegre de ver su nombre en la pantalla de mi móvil.
- ¿Si? - pregunté al descolgar.
- Felicidades, Sel.- Sonreí era lo que llevaba esperando en todo el día. - Lamento llamar tan tarde. ¿Estabas dormida?
- No, para nada, esperaba tu llamada. - confesé.
- Que mona.
"Te quiero" era lo que mi corazón quería decirle, pero que mis labios no se animaban a pronunciar. Ella siempre había estado ahí y yo nunca supe verlo, ahora era lo único que tenia y no me animaba a agradecerselo, seguían si poder dar una muestra de cariño.
- Gracias. - me animé a responderle, mis lágrimas se llenaban de lágrimas, no por alegría, no por tristeza si no por la impotencia de no poder decirle: "Te necesito"
PD: Consejo, si tenéis hermanos cuidarlo, ellos nunca te fallaran y siempre estarán ahí.
Felicidades Gema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!