sábado, 18 de octubre de 2014

Ven y engórdame: Capitulo 2


Capitulo 2. 

Abrí los ojos de par en par. Se me había olvidado cenar. Miré de reojo el reloj de la pared de mi no cuarto y me escondí bajo las sabanas a solas con el rujir de mi estomago. Eran las 02:30 a.m podría levantarme abrir la nevera y cenar algo, pero eso eran demasiados esfuerzos pasa mi. Decidí pasar hambre por esa noche. No comía desde el bocadillo de nutella de la merienda. Suspiré. Por un momento me imagine a la chica, cuyo nombre no recordaba, que conocí ayer. Tenia cara de saber hacer dulces. Me la imaginé haciendo bizcochos con extra de cacao.
Ahora que la intentaba imaginar creo no ser fiel a la realidad. No era la primera vez que me pasa, cuando intentaba imaginar a una persona esta obtenía una forma de dibujitos animados en mi mente. Pelo castaño oscuro, tan oscuro que era similar a chocolate negro. Sus ojos hacían juego con el pelo. (Eran del mismo color para mis lectores tontitos) Bueno quizás un poco mas claros.
Me quede pensando si esa imagen se parecía a la chica real.
Mi barriga interrumpió mis pensamientos idiotas. Me destapé de golpe y chillé. “COMIDA VEN A MI.”
Me miré en el espejo y me vi ridícula. Una vez mas vi ese color de pelo no identificado y mi cara bañada de pepitas de chocolate con leche. Me senté en la cama con la punta de los pies tocando el suelo y miré a mi hermana que dormía justo al lado. Yo chillando y ella durmiendo como si nada. La observe hasta que descubrí que tenia los cascos puestos a todo volumen y si me concentraba podía escuchar un poco de su ruido favorito. Miré de nuevo hacia la puerta y me encontré con una silueta. Chillé y me volví a meter bajo el edredón. Luego escuche la aproximación de unos pasos y luego me destapan de golpe. "Voy a morir" Pensé.
- ¿QUIERES DEJAR DE CHILLAR A ESTAS HORAS? - Chilló la voz aguda de mi madre.
- Que susto me has dado, Má. - Me incorporé y le quite el edredón de las manos para volver a taparme. Ella me miraba con una ceja alzada y la boca torcida. - Lo siento.
Salió del cuarto y se encerró en el suyo. Y me quede sola, sola con mi hambre.
~O~
Me volvía a encontrar sentada en el suelo frente al aula leyendo un libro. Había llegado 5 minutos antes pero aun así estaba completamente sola. Me escondí en mi libro, que me absorbió en cuestión de segundos.
No volví a la realidad hasta que una sombra empezó a quitarme visión. Una persona se había puesto entre la tenue luz de la bombilla y mi libro. No podía seguir leyendo así que alce la vista. Era la chica, la chica cuyo nombre no recordaba. 
Estaba de espaldas a mi y vestía una sudadera roja. Recuerdo que ayer tenia una del mismo color, pero no eran la misma. Su color favorito: el rojo. Estaba completamente segura.
- Buenos días. - Quería preguntarle el nombre, pero no me atreví. Seria reconocer mi poca memoria. 
- Buenas días, Ca.. - dijo mientras se giraba. 
- ...ke. - Ella no se acordaba del mio, porque yo no me atrevía a preguntar. ¿Estoy mongola o qué? 
- Eso. - Soltó una tímida carcajada. - ¿Podrías decirme donde esta el salón de acto? 
- Sí, en la planta de arriba, ¿Por? 
- Una charla... - Parecía que esas palabras le pesaban. 
- ¿A primera hora?  - Miré mi aula, seguía cerrada. - Pues voy contigo, mi clase no aparece. 
- Es una mierda, llego a saberlo y duermo mas. - Dijo riendo de nuevo.
- Pues la verdad es que si. Que rabia...
El silencio duro todo el trayecto, cuando tímidamente asomamos la cabeza por la puerta del salón de actos divisé a mis compañeros de clases en primera fila. Entrecerré los ojos, lanzando les silenciosas balas mortales. Ya podrían haberme avisado. Con toda seguridad  lo que sentía ahora mismo era odio. 
Me senté junto a la chica de chocolate, llamemos le así temporalmente.

¿Como fue para Cookie? ->Ven y estruchame. 

2 comentarios:

  1. My Lucy in the sky with diamonds.

    Al final no te levantaste de la cama para comer algo puta vaga gorda. xD

    ResponderEliminar
  2. Voy a dedicarte una entrada en tu nombre con el vídeo de la cancion pesado.
    No, Cake es un dulce que si se mueve suda y si suda se vuelve saladito y no queremos eso.

    ResponderEliminar

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!