domingo, 13 de abril de 2014

SAGA TEMBLOR.

Hola esnifadores de purpurina, estoy aquí aun con lagrimones en los ojos y la sonrisa en los labios. He decido utilizar este blog para también contar el efecto que causan ciertos libros en mi y en el día de hoy me quiero cagar en los muertos de Cole St. Clair. Temí demasiado por su vida a lo largo de todo el libro debido a su costumbre al suicidio.
Esta saga esta consituida por tres libros: Temblor, Rastro y Siempre. Como es la primera entrada que me digno a escribir con el objetivo de contaros que ha hecho esta saga a mi inocente y frágil corazón. Voy a dejar la sinopsis y la ficha técnica de cada libro para luego dar mi pequeña opinión.

TEMBLOR


Titulo:Temblor
Autor:Maggie Stiefvater
Colección:Los lobos de Mercy Falls
Paginas:448
Sinopsis:
Grace, una joven muy práctica e independiente, conoce a un chico, Sam, cuyos ojos amarillentos despiertan en ella ecos de una familiaridad no exenta de inquietud. Tras el verano llega el invierno y con él, cambios que no siempre son deseados. ¿Podrán ambos jóvenes superar los obstáculos que existen en sus vidas? Una novela que demuestra que el amor no tiene límites.

RASTRO


Título:
Rastro
Autor: Maggie Stiefvater
Saga: Los Lobos de Mercy Falls
Páginas: 425
Sinopsis: 
Por más que lo desees, es imposible detener el tiempo: pasa y lo cambia todo. Y lo malo es que te arrastra consigo.
El invierno ha acabado.
Para algunos es una época de cambios.
De Transformaciones.
Pero solo para algunos.
Sam sigue siendo Sam.
Cole sigue siendo Cole.
Isabel no sabe lo que quiere, pero sigue siendo quien es.
Solo Grace no está a gusto en su propia piel.
Primavera: una estación de historias que empiezan y de otras que terminan.
De despedidas.
De abandonos.
Pero todo abandono deja un rastro.

SIEMPRE



Título: Siempre
Autor: Maggie Stiefvater
Saga: Los Lobos de Mercy Fall
Páginas: 491
Sinopsis: 
Se acabó el juego. Ahora las apuestas son a vida... o muerte. Los lobos de Mercy Falls vuelven a salir en las noticias. Hace diez años, la manada atacó a una chica. Los periodistas manejaron la palabra "accidente". Una década más tarde, ha muerto otra chica. Ahora, la palabra es "exterminio"

El tiempo se agota para Sam y Grace, para Isabel y Cole. Esta vez, las despedidas pueden ser para siempre.

Opinión personal. 

Es una historia muy conmovedora con unos personajes muy entrañables que son muy difíciles de olvidar. Desde que leí el primer libro me vi enganchada a la historia de amor entre Grace y Sam. Una historia de amor que merecía un final feliz y en el segundo libro me encontré con una nueva historia de amor un tanto diferente a la de Grace y Sam, pero igual de encantadora. Cole e Isabel.

Cole me enamoró desde las primeras aparición en el libro, con su "escandalosa" personalidad. Un joven ex-miembro de un grupo de rock llamado "NARKOTIKA". Junto con su amigo Victor, se unen a la aventura de unirse a la manada de hombres lobos. 

Los encuentros entre Sam y Cole eran muy cortantes al principio, pero lo que más me gusta de los libros es la unión de los personajes y entre estos dos hubo un vinculo muy bonito, como surgió la amistad entre Sam y Cole son unas de las razones por la que la saga me ha encantado. Y francamente no sé como continuar sin contaros nada esencial del libro. 

Nunca olvidaré a Sam, cuyas noches sin dormir las pasabas sacando hormigas de su cocina en un vaso para no matarlas y dejarla libres en el jardín. Nunca olvidare esa habilidad de mentir que Sam no tenia y que Grace dominaba tan a la perfección.
Recomiendo estos libros a todo mis esnifadores, porque sinceramente es una historia increíble. Esa relación entre una chica atacada por los lobos, rescatada por uno de ellos y una larga relación visual hasta que tienen el honor de conocerse.

NUNCA OLVIDARE ESOS OJOS AMARILLOS.
Y con lagrimas en los ojos aun, me despido con una...
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA. (Justo lo que necesito para calmar mis sentimientos en estos momentos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Podrías proporcionar un poco de purpurina a este blog? Deja tu comentario y no olvide despedirte con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!