viernes, 26 de agosto de 2016

OMNIA: Todo lo que puedas soñar.

Hola, hola esnifadores de purpurina! Hoy escribo desde un sitio nuevo: LA BIBLIOTECA, me ha salvado la vida estos ordenadores y vuelvo con ganas de presentaros la reseña de un libro que me autoregalé por navidad, con e dinero de las abuelas. Me compré OMNIA, uno de los últimos libros de (a mi parecer) una admirable autora Laura Gallego. La conocí gracias a que una vieja amiga me recomendó Memorias de idhún poco antes de cumplir los trece, y a día de hoy, aunque no todos los los libros me han gustado tanto como esa trilogía, siempre me han dejado viajar por lugares mágicos y bellisimos. Y hoy no es diferente, al ofrecerme la puerta para viajar a OMNIA, la tienda online donde está todo lo que puedo soñar.

OMNIA: Todo lo que puedas soñar. 

Titulo: Omnia
Autor: Laura Gallego
Editorial: Montena
Formato: Tapa dura
Paginas:288
Edad recomendada: a partir de 9 años

SINOPSIS: 

Todo el mundo sabe que en Omnia, la gran tienda virtual, puedes comprar cualquier cosa. En su catálogo encontrarás todo lo que puedas imaginar, e incluso objetos que ni siquiera sabías que existían. Por eso, cuando Nico tira a la basura por accidente el peluche favorito de su hermana pequeña, no duda en buscar en su web uno igual para reemplazarlo. Pero un error informático inesperado lo conducirá hasta el mismo corazón de Omnia, un inmenso y extraordinario almacén en el que la búsqueda del peluche será solo el comienzo de una emocionante aventura.


Opinión personal:  

Ojalá la tienda online "OMNIA" existiera, ojala pudiera recuperar tantas cosas que perdí, tantos objetos que perdí de vista tan solo unos segundos y no volví a ver jamás. Ni lo haré. Uno de ellos precisamente era un conejo, llamado Pity, era amarillo y tenia un vestido naranja, la verdad es que llamaba mucho la atención como para que lo perdiera de vista, pero lo hice y como Trébol desapareció. ¡Qué idea tan genial tuvo Claudia!
La verdad es que me ha gustado mucho la historia porque hubiera sido genial, que alguien hubiera tenido todas esas aventuras solo para que yo recuperara mi peluche e incluso haber vivido yo esa aventura para recuperar a mis propios juguetes.

La verdad es que es un libro bastante entretenido, si lo es para mi, no quiero imaginarme para los pequeños de la casa. Creo que ya tengo regalo para mis primos en las navidades próximas. ^-^
No me gustaría contar mucho de esta historia, pues claro, al ser un libro dedicado, especialmente, a niños el vocabulario y el desarrollo de la historia es fácil, pero no por eso menos aburrido para los que lectores con más experiencias leídas. (No sé si me entendéis.)

Muchas veces se tiende a clasificar, libros para niños, libros juveniles, libros para adultos... cuando es en realidad una evolución literaria. Un niño empieza a leer libros de niños, crece y lee libros juveniles, crece aun más y de adentra a la lectura adulta, pero eso no impide que puedas coger un libro para niños, leerlo y que te encante.
Omnia me ha encantado y mi valoración es de 4 corazones sobre 5.

💜💜💜💜

Considero que tengáis cuatro o cincuenta años leáis este libro porque aunque os parezca una tontería, al menos podéis intender un poco como funcionan los niños, ellos son personas y merecen ser entendidos. Así que nada, me voy a despedir y no sé hasta cuando. Quizás mañana tenga oportunidad de coger otro ordenador ajeno y reseñar el libro que mágicamente me estoy terminando "Como pez en el árbol" o simplemente este tan triste o inspirada que escriba alguna que otra tontería desde mi Huawei, lo que sé que por hoy toca despedirse. Y como siempre lo haré con una...
¡DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

martes, 23 de agosto de 2016

Ojalá.

Hola esnifadores de purpurina!
Hace tiempo que no sabéis de mi, hará hace unas tres semanas que se me estropeó el ordenador lo cual es horrible, tengo dos reseñas esperando ser editadas como dios manda. Sin embargo hoy necesito hablar de las cosas horribles del verano.
Hace cuatro años aproximadamente comencé este blog con un relato bastante patético, donde intentaba explicar lo que estaba comenzando a echar de menos de mi abuelo, en aquella época sentí que lo perdia y este verano lo perdi de verdad. Obviamente estoy triste. Y el verano no mejoró, murieron muchas otras cosas, el amor, las ganas de luchar, las ganas de ser feliz y las de intentarlo. Y no hablo de mi, hablo en general...

Aún asi, he viajado, he reido con mis amigos, me he divertido e incluso he leído bastante, cosas que han hecho que el verano avanzará bastante rápido. Ahora bien no ha sido el mejor de  mi vida y no sé cuando volverá a ser el mejor verano de mi vida. Ahora mismo cierro los ojos y me acuerdo de aquellas estrellas que caían del cielo mientras las olas rompian en la arena de la playa, lo que viene a ser la mejor lluvia de estrellas que habré visto jamás. Fue una noche que hizo que mi verano fuera el mejor de todos. Nada queda de eso, solo la esperanza de que algún día pasara algo tan genial que mi mejor verano será reducido a un buen verano más.

Me quedan menos de tres semanas para selectividad y no se lo que se, ni recuerdo si debería saber algo más. Lloro al pasar las páginas o cuando un ejercicio se me resiste. No sé si servirá seguir intentándolo, no sé, la verdad es que no lo sé. Pero ... ojalá.

Doble ración de purpurina.