sábado, 29 de noviembre de 2014

Macro Sorteo - Sinfonía literaria.



( ♪ ) ✿ Sintonía literaria ✿ { ♫ }: MACRO Sorteo 3000 Seguidores ¡28 libros + extras!: ¡Hola sintonizados! Hace poco que en Sintonía literaria superamos los 3000 seguidores (¡¡muchas gracias a todos!!), y por ello prometí...

Ven y engórdame: Capitulo 4



Capitulo 4
El olor de las castañas invadía toda la calle. El olor de la navidad ya estaba en el aire, pero las calles aun no estaban iluminadas. Y por eso estaba aquí. Había quedado con un grupo de amigos para ver la inauguración de la navidad, pero aun era muy (demasiado) temprano para eso, antes había quedado con Petit Suit para ponernos un poco al día. Nos habíamos citado frente a la puerta de fnapolitana, una gran tienda donde venden absolutamente de todo desde artilugios de cocina a todo tipo de videojuegos. Allí pasábamos la mayor parte del tiempo, tenia tres planta y el edificio era demasiado extenso.
Me senté junto a la puerta del Fnapolitana y allí abrí mi libro de Diverchuches, estaba muy interesante y me resultaba difícil dejarlo en casa. Resulta que el protagonista le dice a la otra protagonista, de la cual acaba totalmente enamorado, que solo iría a su funeral si hay pastel. Me empezó a gustar desde ese preciso momento (Como decimos los jóvenes de hoy día: Me mató)
Media hora después miré hacia arriba instintivamente y vi una chica de estatura baja. La reconocí en seguida y sonreí.
- Cake. - Dijo Petit Suit - ¿Llevas mucho tiempo esperando?
- Bueno llegué mucho antes de lo acordado.- Dije poniéndome en pie para darle un abrazo, la notaba más pequeña. - ¿Donde y cuando hemos quedado con el resto?
- En el parque de las palomitas. - Se miró el reloj. - Dentro de aproximadamente tres horas.
- Buaah, - Dije guardando el libro en la mochila. - ¿Y que hacemos?
- ¿Entramos? - Dijo señalando la puerta del Fnapolitana.
- Vale, pero... - La miré a los ojos y ella me correspondió con su mirada tierna rebosante de alegría y sus finos labios dibujando una sonrisa. Sabia que iba a decir. - empezamos por la ultima planta.
- Completamente de acuerdo.
Subimos las escaleras mecánicas, mas bien las escaleras no subieron a nosotras, pasamos frente a los utensilios de reposterías y me acordé de las galletas que me preparó la chica de chocolate. De repente tuve la tentación de hablar de ella. Petit me contaba como de mal le habían salido los exámenes, así que me limite a mirar la y escuchar sus meteduras de patas. Sé que no le gusta hablar de sus exámenes una vez estos han terminado, pero parecía muy indignada solo le había salido mal uno de los cinco exámenes que había tenido, pero ahora me estaba repitiendo tanto sus errores como sus respuestas correctas a la perfección y de memoria.
- ¿Y a ti, como te va? - Me preguntó para calmar su indignación.
- Mal, voy abandonar el curso.
- Intentalo. - Dijo un poco apenada al ver como tiraba la toalla.
- Petit, aunque lo intente, estoy suspendiendo todo, he faltado por temas medico los primeros días de clase y no hay ni un alma caritativa que se anime a dejarme los p***s apuntes.
- Lo sé, es una p****a y una pena porque sé que puedes sacar el bachiller estupendamente.
- Yo también lo sé. Petit empezó a reírse y como su risa es contagiosa yo también acabe riéndome.

Una vez en la ultimas plantas nos vimos todas las estanterías que había en la sesión juvenil. Después de haber añadido mas de cincuenta libros a la lista, nos dejamos caer en los asientos de la cafetería de la segunda planta y allí pasamos las tres horas hasta la hora acordada.
-O-
Las calles estaban iluminadas, el maravilloso momento lo habíamos vivido en la Seta, un extraño “edificio” con forma de eso, de seta bastante alto que habían puesto en esa plaza porque quedaba bonito, de donde se puede ver gran parte del centro de mi dulce ciudad. Cuando hubimos bajado de la Seta decidimos despedirnos y que cada uno se fuera a sus respectivos quehaceres, algunos se iban de fiesta nocturna y otros a sus correspondientes casas. Acompañé a la estación de autobús a Patata que iba a pasar el fin de semana al pueblo, allí podía coger la linea tres y llegar ami casa así que no me resulto ningún problema acompañarla.
- Te veo rara. - Dijo Patata minutos antes de llegar a la estación.
- No sé. - Dije pegando le una patadita a una lata de refresco.
- Estas distraída. - Aclaro.
- Bueno, eso siempre.
- Ya, pero hoy más, hay alguien. - Dijo parándose en secó y haciéndome girar. - Cake se hace mayor.
- No...
- ¿Como se llama?
- NO LO SÉ. - Chille de frustración. - No sé su nombre.
- Ah. - Dijo y comenzó andar. - No me esperaba esa respuesta.
Guardamos silencio hasta llegar a la estación, ella entró y yo me fui a la parada de la linea tres. No había mucha gente y las pocas que había estaban de pie, así que pude sentarme a esperar. Saqué Diverchuches y me puse a leer bajo la luz de una farola y miles de bombillas de colores. No tardo mucho, tres paginas y medias, para ser exactos. Mientras la gente se subía y picaban miré al interior para comprobar que estaba que estaba vació. Que suerte. Guardé Diverchuches pero no cerré la mochila del todo, ya que pensaba volver a sacarlo una vez que me hubiera acomodado en algún asiento. Entré y caminé por el estrecho pasillo hasta que el autobús arrancó y tuve que pararme para agarrarme bien a la barandilla. Divise dos asientos libres al final, en cuanto hube recuperado el equilibrio comencé a caminar hasta allí agarrándome de asiento en asiento. Me disponía a sentarme en el asiento junto a la ventana, pero la acción no llego a producirse del todo.
- Cake. - Esa voz. La reconocí en seguida. Miré a mi derecha y allí estaba la chica de chocolate sentada junto a la otra ventana. Me miraba con los ojos muy abierto, casi podía decir que parecía haberle arreglado el día. Y tenia un sitio libre al lado. Le dediqué una sonrisa y me incorporé de nuevo para sentarme junto a ella.
- Hola. - No supe que decir, estaba un poco nerviosa.
-¿Que haces tu por aquí? - Dijo para romper el hielo, lo agradecí, porque si tiene que esperar a que lo haga yo, nos llevamos todo el trayecto sin hablar.
- Quedé con unos amigos. ¿Y tu?
- Igual...- Bajo la mirada, hasta ese momento no me había percatado de que iba vestida muy arreglada, con un poncho marrón y unas mallas perfectamente conjuntado. Alzó la mirada, pero me la dirigió a mi. Estaba maquillada.
- ¿Por qué?
- ¿Por qué qué?
- Estas maquillada. - Yo digo cosas obvias de vez en cuando.
- Si. - Dijo dedicándome una media sonrisa forzada. Estaba triste.
- Estas triste. - “Deja de decir cosas evidente” me ordené.
- No, no mucho la verdad, podría estar peor.
- Puedes contármelo. - “Total quizá mañana no lo recuerde, como tu nombre” pensé.
- No es necesario, solo que esta no soy yo. - Dijo señalando toda su cara maquillada. - Y me has visto así y...- se quedo callada mirando como la puerta del autobús se abría y se cerraba varias veces, antes de volver arrancar, hasta entonces no me había percatado de que el se habían pasado tres o cuatro paradas desde que me subí. Como no terminaba la frase le di un codazo para traerla de vuelta a la tierra.
- y...
- Ahora pensaras que soy una pija...
- ¿Una pija? Si solo estas un poco maquillada.

Me dedicó una sonrisa y me descubrí sonriendo con ella. Quise preguntarle que que había hecho, pero no quise meter la pata, entonces le enseñe la lista de libros que había leído que había recopilado en el fnapolitana y le hable un poco de mis amigos. Le conté como me lo había pasado con la única intención de que se riera de lo absurda que solían ser las quedadas con mis amigos. Lo conseguí porque a la tercera experiencia estaba llorando de risa junto a mi.
Llegamos a Pino Montaito.
- ¿Donde te bajas?
- En la primera, ¿y tu?
- En la tercera.
- Bueno, entonces me despido ya.
- Adiós. - Me puse en pie para que pudiera salir sin problemas.


Entonces empujó de mi hombro haciendo inclinar todo mi cuerpo hacia ella y me dio un beso en la mejilla, provocando en mi rostro como un exceso de coloretes demasiado notables y lo peor: no lo pude evitar. Las puertas del autobús se abrieron y la chica del chocolate se apresuró a atravesar la antes de que se se volvieran a cerrar. Me quede allí quieta sin moverme hasta que el autobús arrancó y me obligó a reaccionar para no caerme. Me había dado un beso, en la mejilla, si, pero un beso al fin y al cabo Y YO AUN NO SABIA SU NOMBRE. 

¿Como fue para Cookie? -> Ven y estruchame.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Querido: Anónimo de ask.


¿Por qué si un hombre decide no ser padre y deja a la mujer embarazada queda como una mierda, hijo de puta, etc. y si una mujer decide abortar es una mujer con poder de decisión que no se siente lista para ser madre?

Voy a dejar clara una cosa antes de que me matéis: No estoy contra el aborto. Sin embargo, creo que estas chicas/mujeres saben perfectamente lo que hacen y si abortan por que no se sienten preparadas para ser madres podrían haberlo pensado antes y haber tenido mas cuidado en el acto que trae al mundo a los bebes, se habrían ahorrado tiempo y dinero. Entiendo que hay "accidentes", que se cometen errores porque nadie es perfecto (y existen situaciones en las que una no puede reaccionar y lo bla bla bla ... ) y entonces es cuando se decide abortar. La mujer tiene poder de decisión sí y el hombre también. Un hombre no queda como una mierda por el hecho de dejar embarazada a una mujer y no querer ser padre. Es que es exactamente lo mismo, si un hombre no quiere ser padre, que no lo sea, pero que no vaya por ahí esparciendo sus gametos a lo loco. 
En resumen si no quieren ser mamas y no quieren ser papas, hay soluciones mas sencillas y económicas que el aborto y no son difíciles de usar (Creo que te vienen hasta con instrucciones.)

domingo, 23 de noviembre de 2014

Estreno Sinsajo - Mangafest

21/11/14

Bueno esnifadores este fin de semana ha sido completito, lleno de emoción. Todo lo que llevábamos esperando se hacia real hoy.  Días imaginando que parte del libro se saltaran, que pondrán, que quitaran...y demás. Y solo me puedo quejar de una cosa y es que Finnick no dice su frase, pero lo voy a perdonar porque el resto de la película me ha gustado, mucho, pero mucho, mucho.
Y ahora tengo ganas de más... tengo gana de ver más.
Tantas ganas tuve que inmediatamente al llegar a casa después del cine fui corriendo a mi amada estantería y cogí son Sinsajo y comencé a releer lo que correspondería a "Sinsajo parte 2"
Ahora solo queda esperar ... y eso es lo que mas nerviosa me pone.
Creo, que todos los que han visto la película estarán de acuerdo con que Sinsajo Parte 1 está genial.
Real o no?

22/11/14

Como dije, un fin de semana bastante completo. No solo he asistido al tan esperado "estreno", sino que ademas he vivido el ansiado Mangafest. Y he conseguido entrar. (Que creo que mucha gente se ha quedado en la puerta, por lo menos algunos amigos, familiares y amigos de amigos) Me atrevo a decir que ha estado bien. Mucha gente, mucha cola (por tanto poca comida), muchos objetos y camisetas interesantes de comprar y una cantidad de Cosplays muy currados e increíbles. ^-^
Ademas (Y esto es un dato curioso), me he casado. Me he casado con Chari, ha sido el momento Chalu mas deseado por nuestras fans (Ayu) que nos ha grabado con mucho entusiasmo. :)
Y aquí en mi mano derecha llevo el anillo de nuestro mas sincero matrimonio.
Y entre risas, fotos, perdidas de objetos (carteras, siendo más precisos) y alguna que otra metedura de pata, todos nos lo hemos pasado muy bien. 




Bueno no se que mas contaros sobre este fin de semana tan movidito, que por cierto aun no ha terminado, esta noche "En llamas" en Antena 3. Y lo veré igual de emocionada que las otras seis veces que la he visto. Y me despido con una
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

jueves, 20 de noviembre de 2014

Sorteo Internacional


Hola esnifadores de purpurina!! ¿Os apetece participar en un sorteo? 
¡PRIMER SORTEO DEL BLOG! INTERNACIONAL, SEIS LIBROS Y TRES GANADORES.
http://loquemesaledelatecla.blogspot.com.es/


¡Hola, hola! Sí, habéis leído bien: ¡Por fin el sorteo! Sé que lo prometí hace bastante, ya que tenía pensado hacerlo para cuándo llegase a los quinientos seguidores, pero para los que no lo sepáis, este verano me han surgido...






Bueno esnifadores de purpurina. No os quedéis con las ganas de participar, nunca se sabe que deparara el futuro, quizás te llevas un buen ejemplar. Me despido con una 


DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

lunes, 17 de noviembre de 2014

Ven y engórdame: Capitulo 3



Capitulo 3

El invierno llegó de pronto. Ayer no hacia frío, pero ahora estoy helada. Estoy caminando mas deprisa de lo normal. La única razón por la que seguía yendo al instituto era por la chica nueva, cuyo nombre aun desconocida y por ello la curiosidad que tenia hacia su persona era mayor, decidí llamarla “La chica de chocolate”. Ella obviamente no lo sabe. Comencé a echarla de menos cuando. La chica de chocolate proporciona un ambiente cálido a su alrededor, en palabras mas sencillas, desprende calor por todos su cuerpo y esto puede a llegar a mal interpretarse, pero no, la cosa no va por ahí. Eran las dos menos cuarto del medio día, había decidido saltarme ingles, no me quedaban ni esperanzas en esa clase. Lo que estaba haciendo estaba mal, lo sabia y me daba igual.
Crucé la carretera a toda prisa porque estaba en rojos. Soy oficialmente una malota. Mi casa se encontraba a vente pasos del semáforo que acababa de cruzar. Empecé a contar. Un paso, dos pasos, rodeo la mierda, tres pasos, cuatro pasos...
             - ¡Buenas tardes CAKE! - Chilló alguien a mi espalda. Antes de que pudiera girarme tenia a Legumbre abrazada a mi espalda.
             - Buenas... ¿Que haces fuera del instituto? - Me soltó y aproveche para mirar su esquelético cuerpo. ¿Como podía pesar tanto?
             - Podría hacerte la misma pregunta. - Se defendió.
             - Vale...Bueno hagamos como que no nos hemos visto. - Le sonreí.
Me giré y seguí contando. Cinco pasos, seis pasos, siete pasos... Legumbre comenzó a seguirme sigilosamente y frente a mi portal se apoyo en la pared y me tocó el hombro.
- ¿Qué les pasa a las Judías conmigo?
- Que las Legumbres están bastante malas solas, imagínate en compañía con las Judías.
Se cruzó de brazos mientras sus pupilas daban una vuelta mirando en todas direcciones.
- No lo sé.
- Yo creo que me han sustituido por la nueva.
Al escuchas hablar de “la nueva” la miré muy seria.
- No creo...
- Eso que desde que llegó...
- Es mas sencillo que eso, no seas tan retorcida.
- Entonces lo sabes.
Guardé silencio. Legumbre era buena chica, pero tal como lo he dicho: era. Hacia meses que venia llorando día tras días quejándose de su novio “Pipa Amarga”. Legumbre era una exagerada, siempre lo había sido y yo había aprendido a vivir con ello, pero llegó este chico y puso su vida patas arriba, ella decía no ser feliz pero tampoco hacia nada para merecer lo contrario, quiero decir, no era feliz con él pero ahí iban. Su vida desde que conoció a ese chico se resumió en estar con el, llorar contarnos sus penas decir que quiere otro novio que la trate bien y luego lanzarse a los brazos de Pipa Amarga. Bueno, seamos sinceros, ni ahora (ni luego) nos interesa la vida de Legumbre. Os resumiré el tema, ninguna amiga suya le habla. Excepto yo, yo le hablo. ¿Por qué? Porque ella se autocompasiona con demasiada frecuencia y una se cansa de decirle cosas positiva, de darle consejos para que luego no te eche cuenta y además se enfade porque no le funcionan tus consejos. Se lo diría, pero seria fabricar la tumba de nuestra amistad y llevo demasiado tiempo aguantándola como estropear lo que he conservado durante tantos años.
- No creo que “La chica nueva” tenga nada que ver en eso. ¿vale?
- Pero...
- Adiós, hasta mañana.
Entré en mi casa y cerré con llaves desde dentro. La casa estaba silenciosa. Miré al pasillo con temor de encontrarme a una silueta. Di un paso. Luego otro. No había nadie. Bien, podría acurrucarme en mi sofá, con música puesta a todo volumen y acompañada de algún libro interesante. Encendí el ordenador y puse para seleccionar la música. Busqué entre mis carpetas hasta encontrar a Panini Martín. Antes de darle a reproducir escuche un extraño ruido procedente de mi dormitorio. Fui a averiguar de que se trataba, en mi habitación no había nadie. Que estaño.
- ¿Hola? ¿Hay vida inteligente en casa?
- No. - Dijo mi hermana saliendo literalmente del armario.
- Hola, Dulce Amargo.
- Ni una palabra a...
- Si ya, ya...
Resuelto el misterio me fui a la salita donde por exactamente diez minutos logré olvidar a la chica de chocolate.

~O~

Un dulce olor a galletas recién horneadas invadió toda la habitación, trayéndome de nuevo a la vida real. Abandoné Chicago y volví a mi salita. Todo seguía igual que cuando me fui, Panini Martín seguía cantando tras mis altavoces. Puertas y ventanas estaban cerradas. ¿De donde vendrá ese olor a galletas? Mi estomago comenzó a exigir su ración. Deje el libro de “Diverchuches” sobre la mesa y me enrolle en la manta. Arrastré los pies hasta la puerta, la abrí y salí arrastrando los pies todavía. En el pasillo olía aun mas, arrastré los pies hasta la cocina, no había nadie y el olor no venia de ahí. ¡Oh no! El olor venia de la casa de Helado de Vainilla. Me asomé a la ventana de la cocina, y busqué la ventana de la cocina de Helado. Genial, ¿Con que cara me presento yo allí para pillar alguna galleta? Entonces la escuche. Escuche la risa de la chica de chocolate seguida de la risa de Helado, Piruleta y McFlurry. Habían quedado para hacer galletas. Me apoyé en el marco de la ventana y me quedé allí un buen rato oliendo las galletas, que ya se estarán comiendo.
            - Quiero comer galletas. - Susurré.
            - Me desenrollé de la manta y me puse el chaquetón.
            - Adiós Dulce Amargo.
No contestó nadie, miré el reloj eran las cuatro de la tarde, se habrá ido a clases. Mi barriga rugió. Las cuatro de la tarde y no he almorzado. Necesito galletas. No me preocupe si Dulce se había ido ya o no. Salí, cerré con llaves y …¿Como voy a presentarme en casa de Helado de Vainilla? Así, sin avisar. Sin darme cuenta había apresurado el paso. Galleta. Toda la calle huele a galletas. Cuando de repente me encontraba bajo la ventana de Helado.
          - Cuando quiero, soy bastante rápida. - dije en voz baja.
Me acerqué al portal y tendí mi dedo índice hacia el porterillo. “Espera” me interrumpí “¿Que les digo cuando me abran? Podría colarle una trola sobre que estoy haciendo una encuesta de galletas, aunque seria muy obvio que es mentira.”
Me quede ahí un buen rato planeando una coartada perfecta para explicar mi presencia en ese portal. Era amiga de Helado, pero tampoco reinaba entre nosotras una amistad incondicional y firmemente fiel, así que era algo difícil encontrar un justificante para mi presencia.
De repente la puerta se abrió y la chica de chocolate bajó los escalones de la entrada de un salto. Se quedó mirándome sin habla y yo igual. “Mierda, ¿Que digo? ¿Me esta mirando? ¿Se esta dando cuenta de que estoy aquí? Que pregunta mas estúpida, pues claro”
         - Hola, Cake. - “Mierda, me ha visto” No sé porque seguía creyendo que podía pasar desapercibida.
         - Ho-o-o-la- Dije sin parpadear. “¡Dios! ¿Que me pasa? ¿Que hago aquí de pie? Piensa una escusa rápido.”
Piruleta, Helado y Mcflurry salieron del portal por ese mismo orden. Cada una con un tupperware lleno de Galletas. Entonces me di cuenta de que la chica de chocolate tenia otro en sus manos. Otro tupperware para que no quepa duda.
         - Hola. - Dijeron las chichas al unisono.
         - Ho-o-o-la – Volví a repetir. - ¿Qué lleváis ahí? - Dije para no parecer mas idiota de lo que ya parecía.
         - eee … - La chica de chocolate miró su fiambrera. - Toma, para tu.
         - Eh. ¿Como?
         - No entiendo. ¿Para mi? Un tupperware ¿Como sabían que yo? La voz de la chica de chocolate sonó en mi cabeza “Toma, para tu” ¿Para mi? Le gusta Gru mi patata favorita, eso no lo sabia, pero... ¿Para mi?
         - Íbamos a ir a tu casa ahora. - Dijo Piruleta acercando se a mi para darme un abrazo. - Había aquí mucha curiosidad para saber donde vivías.
         - Bueno, curiosidad, - La chica de chocolate agachó la cabeza para esconder su sonrojado rostro. Tarde, porque ya me había dado cuenta.
        - Bueno... - Me comenzaba a sentir mejor, no se preocupaban por la razón de mi presencia en ese portal. Suspiré aliviada. - Genial.
        - La chica de chocolate me volvió a tender las galletas. Bueno, al fin y al cabo es eso a lo que he venido. Las cogí y abrí el tupperware. Una olor mas intenso a galletas me abofeteo la cara. Cerré los ojos.
        - Huelen rico.
        - Si, se me da bien hacer pasteles. - Dijo volviendo a inclinar la cabeza. “Y yo sin saber su nombre todavía, ¿Es qué nadie la llama?”
Me quedé con ellas el resto de la tarde, comiendo las galletas en uno de los sombríos parques de Pino Montaito. Descubrí que la chica del chocolate era aficionada a la cocina, sabia cocinar todo lo que a mi me gustaba comer. Era una adicta a la lectura cosa que ya me comentó en la charla del instituto de aquella semana, pero ahora sabia que se escondía entre las mismas paginas que yo.Compartíamos gustos y sueños y en menos de veinticuatro horas ya sabia mas de ella que de mi. 

Pero nadie pronunció su nombre en toda la tarde y una vez mas volví a casa sin saber el nombre de la chica de chocolate. 

¿Como fue para Cookie? -> Ven y estruchame.



PD: Nota para Chari. Es nuestra historia. Nosotras creamos el principio y también el final. 

sábado, 15 de noviembre de 2014

De la persona, para la persona.

Hola, hoy voy a dedicar esta entrada a la mini-cumpleañera mi amiga María. Mi compañera de aventuras, conciertos, pero sobre todo mi amiga. Quizás es la única que se ríe de mis chistes malos por ejemplo: ¿Como se llaman las personas que fabrican el papel de celo? Celosos. El chiste mas malo y no existe, pero seguro que lo cuento en voz y María se mea, porque ella es de risa fácil. Esta entrada me esta costando porque de la cantidad de tiempo que la conozco sé que todos mis sentimientos hacia ella los conoce, es decir, que sé que ella sabe lo mucho que la quiero, lo mucho que deseo que tenga un buen día todos los días cada año y no creo que repetirse lo sea una novedad para ella. Aun así creo que siempre es bueno decirle a una persona lo importante que es para ti, de vez en cuando, una vez al año y creo que por eso se celebran los cumpleaños. No para celebrar que eres un año mas viejo (Que también) sino por que es ese día en el que todo el mundo te dice lo que ya sabes. En el día de hoy, María habrá recibido un montón de felicitaciones, pero no todas serán de la misma importancia para ella. Lo agradecerá por que lo agradece y de todo corazón, pero lo que realmente un apersona espera el día de su cumpleaños es la felicitación de esa persona importante para ellas (las personas). Hoy la he podido observarla y oírla leer las cartas de felicitación de sus amigos mas cercanos y he escuchado como se le quebraba la voz en algunas de ellas.   Ese día (el día de tu cumpleaños) es cuando nosotros nos sentimos importante para las personas que nos importa. Y misión cumplida. ^-^
Junto con María hoy hemos reído, hemos disfrutado de una tarde en compañía muy agradable. Ademas su padre nos invitó a pizza, pero mi parte favorita del día no ha sido mi apasionado amor por mis dos porciones de pizza. Cuando María leyó las cartas. Esa fue mi parte favorita y eso que el juego de "Adivina de quien es la carta" no funcionó, cada uno reconoció la suya y poco tuvo que adivinar Quesashu. No me ha gustado que leyera mi carta en voz alta, pero en general ese momento fue el mas emotivo.

PD: María me dirijo a ti, últimamente mis cartas, mis dedicaciones y todo lo que anoto  en el cuaderno de filosofía son reflexiones estúpidas, pero en realidad piénsalo, es difícil decirle a una persona lo que sientes y lo que piensas de ella porque la tienes delante y mides las palabras para que no se las tome a mal (o para que no crea que estas obsesionada) Sea bueno o malo el comentario siempre va a ser más fácil hablar de una persona en tercera, porque somos mas libres hablando sobre una persona, cuando dicha persona no esta presente. Es una reflexión estúpida, así que voy a reunir valor y a decírtelo a la cara y en segunda persona: Eres todo corazón y por tanto el alma de todo tus amigos, que tu entusiasmo y felicidad me ayuda a seguir adelante porque no sé, eres la pila del grupo, das energía. DESPRENDES BIEN ESTAR POR TODOS TUS POROS.
MUCHAS FELICIDADES!!
Bueno, creo que ya es momento de despedirme de @mqz15n (Felicitarla, tenéis poco tiempo así que daros prisa para felicitarla) y me despido con una...
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!


sábado, 8 de noviembre de 2014

Ven y engórdame: capitulo 3 pospuesto.

Hii esnifadores de purpurina, tengo malas noticias para ustedes. (ooooh) Debido a diversos problemas con el ordenador de Chari (Se queda pillado porque sí), los numerosos exámenes de nuestro mas fiel lector, Daniel y lo corta que hemos estado de inspiración esta semana, hemos decidido posponer el capitulo 3 una semana más. Lo siento. (ooooh) Es una lastima porque a todos nos habría encantado engordar hoy.
PD: Los paréntesis tenéis que leerlos con tono de desilusión sino no tiene gracia.


Bueno lamento mucho todo este mal fario y me despido con una
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

martes, 4 de noviembre de 2014

El teorema Katherine.

Bueno esnifadores, hoy he he tenido tiempo de terminar de leer "El teorema Katherine" y aunque no he encontrado las cursiladas y frases de amor profundas que me esperaba, no me ha decepcionado para nada.

Sinopsis. 

El protagonista Colin, un chico prodigio, tiene una pequeña obsesión con las chicas llamadas Katherine. En total ha tenido 19 novias llamadas todas "Katherine" y todas lo han acabado dejando tarde o temprano. Colin tras ser dejado por la ultima Katherine, decide dar un viaje, junto con su mejor amigo Hassan, llegan a un pequeño pueblo donde acaban alojándose en una mansión rosa. A lo largo de la historia Colin idea una serie de formulas matemáticas que definen su relación con las Katherine, con el objetivo de saber que falla en sus relaciones amorosas. ¿Lo consigue?

Opinión personal


Os invito a que leáis este libro, porque, a parte de que me parece interesante todo el hecho de que pueda llegar a existir una formula matemática que defina las relaciones, es un libro muy gracioso. Yo me he reído mucho y estoy segura de que mucho de ustedes también os reiréis.

PD: No quiero hablar mucho mas del libro porque al final se me va escapar un termino clave.
PD1: Ésta esta dirigida exclusivamente para Chari, con este libro solo lloraras de risa con las situaciones tan absurdas en las que Colin y Hassan se ve implicado. Sé que te lo pasaras bien leyendo El teorema Katherine.
PD2: El apéndice, escrito por Daniel Biss, es una breve explicación del teorema final al que llegó Colin y es bastante interesante. Ademas de que hace una curiosa anotación sobre John Green el autor de la obra.

Valoración:

Me despido ofreciendo una gran aventura y una...
DOBLE RACIÓN DE PURPURINA!

lunes, 3 de noviembre de 2014

sábado, 1 de noviembre de 2014

SORTEO ÁNGELES CAÍDOS


Fiebre lectora: SORTEO ÁNGELES CAÍDOS: SÍ, SÍ, HABÉIS LEÍDO BIEN . Hacía ya mucho tiempo que teníamos ganas de hacer un sorteo en el blog para daros las gracias a todos porque ...